Este año se cumple el décimo aniversario de High Violet, uno de los álbumes más cruciales de la carrera de The National. El punto donde ya prepararon el terreno para dar el salto a la madurez premium de su música. Un disco que puede generar discrepancias, pero que ha generado una buena cantidad de pasiones de los fans.

Matt Berninger, cantante de la agrupación, ha recordado el disco y su contexto en una entrevista para NME, reflexionando por qué el disco ha llegado tan hondo en los fans:

Todas las canciones que amo son lo bastante fluidas para que yo pueda sumergirme en ellas y ser el personaje. Pones énfasis y te introduces en su alma durante un rato. Sea lo que sea que esté mal en tu corazón o en tu vida, el álbum lo absorbe como una esponja. Luego, lo reproduces de nuevo y todas las emociones vuelven a ti otra vez. Todas las cosas que necesitábamos estaban siempre en las buenas canciones.

El grupo había pegado un ligero ascenso tras sus discos Alligator y Boxer, pero aún no estaban en el punto de ser la banda de grandes arenas que llegarían a ser. La banda aún estaba tratando de descubrir qué clase de banda eran, y Michael Stipe de R.E.M. les dio un necesario empujón:

Habíamos estado de gira con R.E.M.. Ver a una banda tan buena existiendo durante tanto tiempo y manteniendo su evolución nos hizo darnos cuenta que teníamos que intentar conseguir eso. Michael Stipe se metía con nosotros diciendo ‘¿Por qué no escribís una canción pop? ¿Por qué no escribís un hit de radio?’. Nosotros replicábamos ‘¡Lo llevamos intentando desde el primer día! ¡Pero no sabemos cómo!’. Nos dijo que ‘Si quieres ser una banda que perdure durante mucho tiempo, tienes que haber escrito un montón de éxitos o ninguno en absoluto’. En ese momento pensábamos que ‘Oh, mierda, quizás sea más seguro continuar por la ruta de ninguno en absoluto…’

Pero yo no quería eso. No creo que ninguno de nosotros lo quisiera. Queríamos ser una banda grande. Queríamos llegar a todo el mundo. He manifestado esa ilusión desde que era pequeño. Quería ser una estrella de rock. No podía tocar el piano, pero quería ser Tom Waits, quería ser Leonard Cohen, quería ser Nick Cave. Simplemente posas, absorves y lo intentas. Sales ahí y lo intentas como mejor puedas.

Berninger también recuerda los conflictos que tuvieron que superar para poder llegar hasta donde había llegado:

Siempre hemos peleado, y hemos peleado tanto haciendo Boxer que había llegado a un punto muy poco sano. Hemos sido una banda durante 10 años y estábamos agotados de pasar por todos los conflictos: conflictos personales, conflictos creativos, la vida de gira, vivir en un autobús juntos durante tanto tiempo. Tienes todas esta mierda pero te metes en el estudio y el disco es como lo conectas todo de nuevo.

Otra cosa que nos contó Michael Stipe fue: ‘Recordad que al principio erais todos amigos’. Eso resonó en nuestras cabezas. High Violet fue nosotros siguiendo el consejo de Michael.

El cantante también entra en profundidad en la creación de las letras para las canciones del disco:

Tengo muchas canciones sobre intentar descubrir quién soy. Creo que ese es un hilo por el que siempre me muevo. He estado en Nueva York durante 10 años [cuando escribimos High Violet] y definitivamente sentía que ya no estaba en Ohio. Me había casado, tenía un bebé y era otra persona diferente. La búsqueda de quién iba a ser, e intentar averiguar quién solía ser, era parte del proceso. También me pregunté si estaría haciendo arte y música para el resto de mi vida. Realmente tenía muchas ganas de ello.

Incluso con el álbum terminado, la banda se seguía mostrando dubitativa:

Nos encantó el disco cuando estuvo terminado, pero toda nuestra carrera una serie de momentos de pasar de ‘¡Lo hemos logrado!’ a ‘Oh, ¡no lo logramos!’. No vendas la piel antes de cazarlo. Nunca. En el momento en el que lo haces, se acabó.

Sabíamos que no la habíamos jodido y sabíamos que no habíamos terminado. ¿Hemos sentido alguna vez que lo hemos ‘conseguido’? No creo que nos vayamos a sentir así nunca. Nunca sentimos que hemos logrado lo que queríamos hacer.

Pero Berninger tiene claro que habían llegado a un momento totalmente alucinante cuando tocaron en septiembre de 2010 ante más de 25.000 personas en Wisconsin para apoyar a Barack Obama:

Conocer a Obama parecía más importante que estar en un escenario gigante. Ahora toco ante estas grandes audiencias y me doy cuenta de cómo son más significativos que tener unas fotos con Obama. Pero en ese momento era difícil tener perspectiva.

Entonces teníamos esta sensación de iluminación, optimismo y posibilidad. La victoria de Obama se sentía como que ahora todo va a suceder. América va a levantarse y ser lo que se ha reclamado y prometido durante tanto tiempo. Al mismo tiempo, había mucha división. El Gobierno se había vuelto tan desagradable y brutal con Bush e incluso con Clinton.

Revisar ahora el comienzo de los ocho años de la presidencia de Obama, comparando con lo que hemos estado viviendo ahora con cuatro años de un fascista… Es decir, hablando de perspectiva.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments