“Miguel Campello_Aviles” src=”http://img.hipersonica.com/2012/11/Miguel-Campello_Aviles-2.jpg" class=”centro” />

Había muchas ganas de ver en directo a Miguel Campello y saber cómo funcionaba su álbum de debut en solitario, Chatarrero, que publicó el año pasado. El cantante de elbicho probó suerte lejos de su banda, una vez que ésta decidió tomarse un merecido descanso después de una frenética carrera de más de un lustro.

Más de dos horas de recital con elbicho en el recuerdo

Tuvo que ser en el Club del Centro Niemeyer de Avilés donde Campello y su banda mostraran en Asturias que la sombra de elbicho es alargada. La herencia pasada se hace evidente en su nuevo repertorio pero ha sabido darle un nuevo enfoque. El rock progresivo, los aromas reggae y swing quedan escondidos en un segundo plano en beneficio de unas canciones más introspectivas, con tempos más lentos y menos explosivos.

En directo todo esto se apreció con claridad, aunque teniendo a un monstruo de escenario como el de Miguel Campello cualquier cancionero crece como la espuma. Está claro que una exhibición de arte como la suya no es para obtener el favor mayoritario de público, pero que hubiera menos de cien personas en la sala dice mucho y mal de los asturianos.

El alicantino tuvo el apoyo de Tino di Geraldo, que le acompaña desde que elbicho debutara en 2003 con su disco homónimo y que fue con Guillermo Quero uno de los productores de Chatarrero. El avilesino se puso a la batería en el primer tema de la noche: ‘Hojas de papel’, un gran comienzo para una velada en la que cayeron nueve de los once cortes del álbum, incluidos ‘Amanece’, segundo de la noche y ‘Por los rincones’, mucho más introspectivos que los de su antigua formación.

“Miguel Campello, Niemeyer” src=”http://img.hipersonica.com/2012/11/Miguel-Campello_Aviles.jpg" class=”centro” />

En ese tono nocturno, desolado y nostálgico escuchamos las sentidas ‘De la Elvira’, ‘Calavera’ y la inédita ‘Como sabes’, y el entronque con elbicho vino de la mano con ‘Caracol’, un corte que Campello debía de tener guardado en un cajón cuando aquéllos decidieron tomarse un tiempo de descanso.

Antes, era inevitable, elbicho tuvo que reivindicarse con ‘Mamá Dolores’ y ‘Parque Triana’, dos de los hits de esta formación que en este pequeño formato conservan el groove de antaño. Pero la fiesta se animó, y de qué manera, en la recta final del concierto.

Los bises ni siquiera hubo que pedirlos y Miguel Campello fue enormemente generoso con los asistentes. Sí, hizo ‘Ropa tendía’, pero también ‘Letras’, en formato íntimo con voz y guitarra, y ‘De esconderse’, en la que cogió la guitarra y Tino di Geraldo se puso de nuevo a la batería.

“nota 8,5” src=”http://img.hipersonica.com/2012/11/nota 8,5.jpg” class=”derecha_sinmarco” />La alegría se contagió con ‘De vivir’ y ‘Contigo’, recuperando el brillo rockero en ‘La misma historia’ y terminando las más de dos horas de velada con la adrenalina a tope con la marcha imparable de ‘Los Rokipankis’ y ‘Locura’. Una pena que no hubiese un puesto de merchandising porque más de uno se hubiera echo con una camiseta.

Sitio oficial | Miguel Campello
Fotografías | Víctor R. Villar en Pinterest
Más en Hipersónica | Miguel Campello — Chatarrero: para ir echando de menos a elbicho

 

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments