Vayan amarrándose los machos pues Opeth acaban de finalizar la grabación del sucesor del controvertido Heritage. Así de directo y así de rotundo. En una semana en la que pensábamos que el lanzamiento del libro que ilustrará los 25 años de carrera que los suecos cumplen este año iba a ser lo último que leeríamos de ellos este mes de marzo. Así es Mikael Åkerfeldt y, precisamente por esto, no nos queda más remedio que quererle con todas nuestras fuerzas.

El caso es que sí, toca amarrarse los machos pues si el disco que significó la decena ya levantó una polvareda que solo hace unos meses ha logrado disiparse, lo que se avecina no es que tenga visos de emular lo sucedido en 2011, es que si lo comentado por Åkerfeldt es cierto, Opeth vienen este 2014 con intención de reventar la banca.

En lo personal aplaudí hasta casi sangrarme las manos la desnudez y clasicismo de Heritage, la brillantez del trabajo técnico a pesar de que, toca reconocer, el álbum cayese por momentos en una dispersión que complicaba una escucha que pretendía ser mucho menos exigente. Eso sí, no voy a negaros que parte de la información adelantada por el compositor y vocalista sueco me ha hecho fruncir el ceño.

Me encanta el empeño de Åkerfeldt en que Opeth sigan sonando a sí mismos por mucho que deambulen, sin tropezar, eso sí, por el Prog clásico, el Folk acústico o el Death Metal. Ya no os cuento que todo esto suceda en un mismo disco, como constatación de todo lo que han sido, son y serán Opeth. Ahora bien, no sé si es que el líder de los suecos no escogió las palabras más adecuadas en su momento, pero esa posible apuesta por un toque más sinfónico, por puntual que fuese, con presencia orquestal y violines e instrumentos de viento, no me dio buena espina.

Podría estar horas y horas divagando al respecto de algo que, visto lo visto, no conoceremos en realidad hasta que Opeth quieran. Así que, en vez de marear la perdiz, os dejo con parte de lo comentado por Mikael Åkerfeldt a la publicación estadounidense Loudwire y anteriormente a MetalHammer. Eso sí, recordad que la intención de los suecos es que estemos escuchando su nuevo disco antes de que comience el verano y que el propio Åkerfeldt se ha encargado de la producción del álbum. Leedle y juzgad vosotros mismos. O que los hechos lo hagan.

Suena a lo que somos, esto es bueno. Y si sonase a algo que no somos, también lo sería.

Este álbum tiene partes que suenan como somos y otras que suenan como no hemos sonado nunca. Es un poco más heavy que Heritage a veces, pero también tiene momentos más melódicos. Creo que será más sencillo conectar con este disco porque hemos hecho hincapié en las melodías.

Somos una banda prog. A veces sonamos como una banda de Metal y otras no.

Tenemos un par de temas tranquilos, otro par de canciones muy heavies, otro par de temas de corte más clásico y un tema épico muy Old-School que recordará a nuestros dos primeros discos, ¡con muchos riffs amontonados! Estoy muy contento con todo. Creo que esta vez tenemos algo muy grande en nuestras manos.

No puedo decir si este disco gustará a los Haters de Heritage, no quiero complacer a nadie diciendo ‘Oh chicos, lo siento! ¡Nos equivocamos! ¡Haremos un disco a tu medida para que lo disfrutes! No pienso de esa manera. Este no va a ser un disco de Death Metal. Si me conoces como soy, no va a ser una gran sorpresa para ti. Es un disco de Metal y un disco de Prog y algo más. Cada canción representa qué es Opeth.

Vía | Loudwire

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments