Aunque yo no haya asistido todavía a tantos conciertos como Koala, cosas de la edad, tengo claro que el de Faith No More este pasado verano fue uno de los mejores que voy a vivir. El principal culpable de ello fue su vocalista Mike Patton, un verdadero espectáculo en todos los sentidos, capaz de dominar la puesta en escena como el mejor y de desplegar unas capacidades técnicas únicamente al alcance de unos pocos privilegiados.

Pero siempre he pensado que lo más brillante de este engominado artista no son sus aptitudes vocales, las cuales están fuera de toda duda, sino su desbordante ambición y creatividad extrema. Lo demostró ya antes de entrar a la banda que le hizo mundialmente famoso, cuando encabezaba Mr. Bungle, y lo siguió haciendo tras la disolución de Faith No More con una carrera absolutamente imparable en la que han tenido cabida multitud de proyectos como Fantômas o Tomahawk.

De sus múltiples brazos, quizás el menos conocido hasta ahora era el de Mondo Cane, cuyo nacimiento en vivo tuvo lugar en el año 2007. Por aquel entonces montó una pequeña gira por Italia, donde se dedicaba a versionar clásicos de la música pop del país transalpino junto a una orquesta. Dos años después, Mike Patton ha tenido a bien resucitar aquel proyecto para llevarlo al estudio y que así más gente pueda disfrutarlo.

Mike Patton y el sabor de lo clásico

http://www.youtube.com/v/2AoAwbB9QHc?fs=1&hl=es_ES

Para ser un músico tan vanguardista y atrevido, se hace un tanto extraño verlo enfundado en un papel tan clásico como el que toma aquí, apoyado especialmente por música de orquesta y limitando al máximo sus extravagancias vocales. Conociéndolo, su trabajo le habrá costado esto último. Hay algún punto de electrónica por ahí, pero de forma casi testimonial, y al rock se le ve el pelo por poco.

Con esta premisa intenta (y en casi todos los casos consigue) recuperar el sabor original de estos temas italianos de los años 50 y 60, aportándoles las correspondientes dosis de estilo personal. Entre los homenajeados tenemos nombres como Fred Buscaglione, Mina, Fred Bongusto o The Blackmen. Y a Morricone claro está, al gran Morricone. A todos ellos los trata con el respeto debido, en algunos casos tan elevado que redunda en versiones un poco aburridas o insípidas.

Desde el sabor a balada en blanco y negro que desprenden temas como ‘Ore D’amore’ o ‘L’Uomo Che Non Sapeva Amare’, hasta la caña que le saca a piezas como ‘Urlo Negro’ o ‘Che Notte!’, el álbum se mueve por registros de lo más variados. Naturalmente, Patton se desenvuelve con soltura en todos ellos, pero eso es algo que ya le suponíamos. Por descontado lo canta todo en italiano, aunque aquí ya no sabría decir si lo hace bien o mal.

Una propuesta curiosa pero poco más

http://www.youtube.com/v/KqdAb–vUks?fs=1&hl=es_ES

Por diferente y atrevido, merece la pena dedicar unas escuchas a Mondo Cane, disco que se aleja de la gran mayoría de lanzamientos internacionales que se producen a día de hoy. Pero la condición de único no lo hace mejor, y aunque es cierto de que se trata de un álbum entretenido y ameno desde la primera escucha, tampoco tiene aderezo suficiente como para que nos apetezca acudir a él muy frecuentemente.

Lo veo más bien como un álbum “de fondo de armario”, de ésos a los que sólo acudes cuando te apetece ocupar tus oídos con algo diferente y que no requiera mucha dedicación. El trabajo hecho por Patton con las diferentes canciones es más que meritorio, eso no lo puede negar nadie, y se disfruta de todas incluso sin conocer las originales de hace medio siglo, pero más allá de eso poco tiene que aportar Mondo Cane a nuestra vida. Se agradece el intento, en cualquier caso.

Escúchalo | Spotify

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments