Ministry Of Sound ha decidido declarar la guerra a todos aquellos que descargan sus discos y los comparten en internet. Tratan de poner coto así a las perdidas (según ellos) que dichas descargas le causan a este, uno de los mayores sellos discográficos dedicados a la música de baile.

Aconsejados por su departamento legal, Ministry Of Sound ha reunido una lista de 2000 nombres de gente que comparte sus discos a modo de archivos a través de la red, y les ha remitido una carta en la que aconsejan pagar 350 libras como acuerdo extra judicial para evitar el ir a juicio y que los perjuicios para una u otra parte puedan ser mayores.

Un intento más de la industria para frenar las descargas que ellos califican como de ilegales, aunque a mi entender probablemente será un esfuerzo inútil. Por un lado, como creo que ya he dicho en alguna ocasión, no creo que las descargas puedan ser identificadas como perdidas, ya que todo aquel que descarga un archivo no es un potencial cliente (más bien son pocos los que comprarían en tiendas el disco descargado) y por otro lado me parece una inversión completamente inútil, ya que está más que demostrado que la tecnología va siempre un paso por delante, y mientras se trata de atajar a las descargas de un tipo, ya están surgiendo por otro lado descargas de otros tipos, más rápidas, efectivas y anónimas. Es Don Quijote, luchando contra los molinos, sólo que en este caso, Don Quijote son las discográficas. Y vosotros ¿estáis esperando alguna carta de Ministry Of Sound?

Vía | Beats & Beyond

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments