Anuncios

Minor Empires — Minor Empires

No soy excesivamente fan del término supergrupo, una etiqueta nacida de la obsesión por etiquetarlo todo y que se aplica con demasiada facilidad, llegando a bastar que haya un par de miembros medianamente conocidos para denominarlo de esta manera. Minor Empires junta las suficientes características para entrar en ese grupo, pero lo que encierra es algo mayor y que merece mayor consideración que la de ser un mero proyecto nacido para divertimento de sus integrantes (qué grupo no nace con el propósito de pasarlo bien tocando la música que disfruta, pregunto).

Para él que sea nuevo al llegar aquí, cabe explicar que tras Minor Empires está la labor y el buen hacer de gente como Víctor García-Tapia, ex-guitarrista de Toundra, Javier Seisdedos como bajista, conocido por su labor en Moonich, y el tándem de Juan Blas (cantante y guitarrista) y Miguel Peñas (batería) salido de la disolución de un grupo como Nothink. Buenos nombres que deberían bastar para tener un moderado interés por este proyecto.

Minor Empires, buenos músicos recogiendo buenas influencias

A la hora de definir las directrices sonoras de Minor Empires, podría optar por la vía fácil y decir que aquí encontramos un híbrido entre el Rock noventero de Nothink con los desarrollos técnicos post-rockerometaleros de Toundra. De hecho, los que extrañen con más fuerza a los primeros verán aquí un poco de continuismo con respecto a la última obra de los madrileños, Hidden state, hablando de este debut homónimo como el paso siguiente que iban a dar.

No obstante, creo que una de las características más importantes de Minor Empires es que consigue también mostrar un poco más de dónde ha sacado las armas que emplea, es decir, hacen un poco más notorias sus influencias (que cada uno interprete por su cuenta si esto es algo negativo o positivo). Así, puede verse la influencia de bandas de Rock de los noventa, tirando más por bandas Grunge como Pearl Jam (los primeros sobre todo) y a veces cayendo en el terreno del Punk o del Post-Hardcore. También se aprecia cierto toque metalero de la época muy característico de Tool (los menos matemáticos, me refiero).

Un Rock sincero donde sobran las etiquetas

Sin embargo, hay ocasiones en los que el eterno debate de las etiquetas se hace completamente innecesario, y aquí tenemos un caso. Que el disco de Minor Empires suena a Post-Hardcore, a Rock alternativo o a rumba sevillana resulta una minucia en comparación ante el buen sonido y las estupendas vibraciones que transmite este debut, preñado de sublimes riffs de guitarra y la voz de Juan Blas, que no destaca por su apabullante técnica sino por la actitud y energía que transmite.

7.8/10

Y este disco anda sobrado en lo que a energía se refiere, viendo cañonazos como ‘Targets’, ‘Empty Rooms’ o ‘Truth Seeker’, también con algún que otro corte delicioso del calibre de ‘The Season’. No obstante, la pequeña pega que veo es que este disco se hace verdaderamente corto. Aparte de ser tan disfrutable que la escucha se pase volando, se junta el hecho de que no haya ninguna canción que llegue a los cinco minutos de duración y que, de los diez cortes que componen el álbum, dos son más bien interludios instrumentales. Ojalá este proyecto tenga continuidad y estos pedazo de músicos puedan seguir brindándonos buen material que complemente esta estupenda carta de presentación.

Anuncios