Anuncios

Miquel Serra, los animales, los vegetales y el aroma a Mediterráneo

Fue en 2011 cuando Miquel Serra, ex Sexy Sadie, unió su camino artístico junto al de uno de los sellos más especiales y relevantes del panorama nacional, Foehn Records. La delicadeza sonora y la profunda imprenta personal de las composiciones de Serra sólo podían encontrar acomodo en los brazos de una discográfica acostumbrada a tratar con talentos minoritarios, solitarios y dirigidos hacia paladares muy específicos. Foehn Records lleva años cultivando grupos y artistas en solitario de exquisita impronta, siempre con un marchamo distintivo en el que caben y han cabido proyectos tan excepcionales como Balago, Oso Leone, Café Teatro, Santiago Latorre o Íñigo Ugarteburu. De modo que no es de extrañar que el trabajo tan frágil y desprotegido de Serra simbolice la propia filosofía de Foehn, intachable y ejemplar, además de sus muchas virtudes como sello con un ojo clínico.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=3690503824/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3541685333/transparent=true/

Porque de nada serviría el inquebrantable compromiso de Foehn con grupos locales y proyectos singulares si éstos no demostraran el inmenso talento que atesoran. Ahí reside la valía de Foehn. La felicitat dels animals (Foehn, 2014) y El perfum dels vegetals (Foehn, 2014) son los dos últimos y espléndidos trabajos del mallorquín, y una prueba más de todo lo expuesto hasta aquí. Es el primero el fundamental LP de Miquel Serra este año, y sirve el segundo de complemento, por el momento sólo disponible en Bandcamp y no editado en formato físico. Ambos se superponen para dibujar la personalidad artística de Serra, arropado por su banda de acompañamiento. Por un lado, encontramos al Serra radicalmente enfocado hacia el Folk psicodélico y las estructuras juguetonas tan deudor de Animal Collective. Por otro, al austero cantautor dotado de una sensibilidad fuera de lo común.

Emoción condensada y relato personal

Lejos de caer en un manido cliché sobre la oscuridad del solista Folk, Miquel Serra logra dotarse de una personalidad a ratos inaudita para alguien que en absoluto inventa la rueda. La felicitat dels animals, sin duda su trabajo más destacable este año, se compone de cortes que durante muchos momentos bordean lo ambiental. Hay progresiones preñadas en psicodelia, voces multiplicadas por cinco que se cuelan entre capas y capas sonoras superpuestas e incluso cierto aire experimental. Sin embargo, Miquel Serra no es sólo mero calco: en sus composiciones hay emoción condensada y un relato personal. Referencial, está bien, pero de mimbres propios. La felicitat dels animals en ocasiones cae en la irrelevancia, en la melodía de fondo, y por eso no es un disco redondo. Pero en sus momentos más álgidos está entre lo mejor del año a nivel nacional, un trabajo más que destacable.

Acompañado de su guitarra, El perfum dels vegetals se desarrolla de forma plácida, a ratos oscuro, los menos, a ratos luminoso, los más deliciosos

El perfum dels vegetals revela la cara más convencional de Serra. Se debe matizar su convencionalidad, sin embargo. Encuadrado con rapidez, por propuesta y clara vocación, dentro de la proverbial saga de cantautores mediterráneos, Serra se sale de lo común gracias a melodías enraizadas en su propio estilo de vida. Como explican en la página web de Foehn, Serra es un hombre apegado a su tierra. Esto no implica que sus canciones o él mismo caigan en el provincianismo. Al contrario, este pequeño alegato mediterráneo se compagina a la perfección con una altura de miras artísticas envidiable. Acompañado de su guitarra, El perfum dels vegetals se desarrolla de forma plácida, a ratos oscuro, los menos, a ratos luminoso, los más deliciosos. Su Folk básico y directo es capaz de coquetear con el drama ligero de ‘Pes Cemeteri’ y con la ingenuidad dulce, en clave de nana, de ‘S’Animal que no existeix’.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=4111840292/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=0687f5/tracklist=false/artwork=small/track=3001701098/transparent=true/

El perfum dels vegetals huele a Mallorca y a Illes Balears, a la agricultura a la que Serra se dedica y a las fresas de su huerto. Un frasco donde guardar tan preciado perfume, nada ombliguista, en el que reluce de forma fabulosa ‘S’Estiu de s’ermità’, una joya, un prodigio, posiblemente una de las mejores canciones del año. Merece la pena, entonces, repasar la discografía de Miquel Serra: tanto sus dos primeros discos, recopilados por Foehn en 2009–2010 (Foehn, 2012), como Relatos Cortos (autoeditado, 2011) y Roses místiques (Foehn, 2013). Los dos trabajos de Serra este año le acreditan como un compositor a la altura de los más señeros en España, y le postulan, en mi particular invierno, como el contrapunto ideal al For the Unknown (Foehn, 2013) que tanto me enamoró de Íñigo Ugarteburu el año pasado. De nuevo, Foehn continúa demostrando que hay una vida cultural apasionante entre nuestras fronteras, y Serra es la enésima prueba de ello.

Anuncios