Mis diez apuntes sobre In Rainbows

1. Tras cinco escuchas, puedo decir que me parece, con diferencia, el disco menos pegadizo (raro adjetivo aplicado a ellos) de Radiohead, incluyendo el de Thom Yorke en solitario.

2. Tal vez por ello, no tengo de momento ninguna canción favorita, algo que parece sucederle a la mayoría de la gente que lo ha escuchado. Ninguna(s) destaca(n) como caballo(s) ganador(es). Si me hacen elegir una, me quedo con la primera, “15 Step”.

3. Aun así, no cabe hablar de decepción. Hay algo, tal vez una sensación de que la insistencia permitirá ir descubriendo elementos y matices ocultos, que impide dejar de escucharlo.

4. “Bodysnatchers” me ha sorprendido por ser lo más convencionalmente rock que han hecho en bastante tiempo. Algo así como “Electioneering” en OK Computer, pero probablemente mejor.

5. La versión definitiva de “Nude” supera ampliamente a todas las conocidas hasta el momento.

6. Que un grupo tan raro (porque, reconozcámoslo, Radiohead hacen música muy rara) consiga levantar tantas pasiones no deja de ser un gran misterio. Por cierto, estos días veo muy poco rastro de los detractores de la época post-Ok Computer y de los admiradores de Pablo Honey y The Bends.

7. Hoy por hoy, sería impensable un disco del grupo sin Nigel Godrich.

8. Por meter cizaña (ya sé que no tienen que ser incompatibles), que haya gente que piense que Muse puedan discutirles en estos momentos el título de banda más importante del mundo me sigue produciendo sorpresa. Para mí la diferencia es abismal.

9. Lo del bajo bitrate y la ausencia de portada puede ser discutible, pero yo soy más de los de a caballo regalado (o casi)… Y, desde luego, mejor sin artwork que con el que proponen en el New Musical Express (madre mía, ¿están de coña?).

10. ¿Por qué tanta gente se justifica por no haber pagado nada por In Rainbows (“me compraré en su momento la edición limitada”, etc.). Al final, hasta han conseguido remover conciencias.

Anuncios