Una de las preguntas que nos hacemos muchos de los que escribimos sobre música es a partir de qué momento es aceptable rajar de un grupo, especialmente de uno nacional, de aquí al lado. Es obvio que cebarse con una banda que está empezando, que acaba de sacar su primer disco o que aún no cuenta con demasiados apoyos es, además de innecesario, bastante cruel: lo más lógico será que, si no te gustan, simplemente los ignores. Me toca ahora la tarea de reseñar “De polvo y flores”, segundo larga duración de Miss Caffeína y me hago la misma pregunta, pero por suerte para mí y para mi conciencia, la respuesta es la que yo quería.

Miss Caffeína dan el salto

Y digo que es la que yo quería porque con este trabajo Miss Caffeina han dejado la autoproducción, han fichado nada menos que por una multinacional como Warner, han contado con el apoyo de numerosos medios de comunicación y hasta han logrado entrar en Los 40 Principales. O sea, que les va bien, les va muy bien. O dicho de otro modo: a estas alturas, Miss Caffeína no necesitan esta reseña para nada, lo cual a mí me deja mucho más tranquilo porque “De polvo y flores” (y aquí es donde quería yo llegar) me parece un disco sencillamente espantoso, pero afortunadamente ya puedo decirlo sin sentirme mal.

Hace ya cinco años que Vetusta Morla lanzaron “Un lugar en el mundo” y revolucionaron el panorama musical español, consiguiendo un éxito arrollador de una manera relativamente instantánea. A mí la banda de Pucho me resulta insufrible (y, de hecho, cada vez más), pero, sin haber inventado nada, entiendo y reconozco que tuvieron un cuándo y un por qué, que plantaron su chiringuito y les salió bien y que olé sus narices por haber triunfado. Lo que ya me cuesta más es aceptar sus seguidores, derivados, sucedáneos y marcas blancas diversas, se llamen Supersubmarina, Mucho o, como en este caso, Miss Caffeína.

Lo he intentado con “De polvo y flores”, creedme. Pero no. Entiendo el gancho comercial de un single como ‘Hielo T’ y sus requiebros del palo “tú me quieres, yo te hiero”, pero a mí me suena a Nek con guitarras. Y veo perfectamente el potencial para estadios (o al menos polideportivos) del estribillo mojabragas de ‘Venimos’, pero esas letras y esos sintetizadores me dan la sensación de estar hechos por unos Dorian recién levantados.

En busca de una canción

Busco y busco por todo el disco, pero encuentro muy poco a lo que agarrarme. Se abre con ‘Tormento’, una especie de cabaret con Bunbury cantando copla que supongo que persigue crear una atmósfera intrigante y provocar un escalofrío, pero a mí me da poco más que ganas de saltármela. Y a lo largo del trabajo te encuentras cosas como ‘Superhéroe’, que recuerda al Xoel López de (mira qué apropiado) “tus discos de platino / me importan un pepino”. O sea, que no hay forma de encontrar un lugar al que agarrarse.

Y sí, experimento algún espejismo en determinados momentos, pero son breves y acaban dejando un sabor de boca todavía peor. Porque ‘Gigantes’ arranca con unas guitarras afiladas que te hacen albergar alguna esperanza, pero en cuanto entran las voces todo vuelve al mismo lugar, aliñado además con un toque aflamencado que no funciona de ninguna de las maneras. Y ‘No mienten’ parece que te va llevar de la mano con una melodía noventera a lo Skunk Anansie o Live (qué quieren, uno es de su generación y aún defiende estas cosas), pero al final donde acaba es espeluznantemente cerca de El Canto del Loco.

3/10

Lo intento, pero nada me engancha, nada me hace cambiar de opinión, ni siquiera me plantea una duda razonable. Sólo veo pop pijindie más que trillado sin capacidad para generar siquiera un hit que pudiera catalogar bajo la siempre algo hipócrita etiqueta del “placer culpable”. Que a Miss Caffeína les vaya muy bien con este disco, que vendan muchísimo, que hagan industria y arrastren a gente a ver música en directo. Que les vaya de fábula, de verdad, pero ya que me preguntan y ahora puedo decirlo, a mí esto me parece El Horror. A ellos esta opinión les dará absolutamente igual. Y eso está bien.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments