— No Mythologies To Follow

El hype, muchas veces es justamente lo que los artistas necesitan, y más si se trata de debutantes. Viene de perlas una buena dosis de revuelo antes de que tu producto se ponga en circulación para que todos estén esperándolo como agua de mayo en cuanto se ponga a la venta, si…

Pero hay otras veces que puede jugar en tu contra, aunque sea levemente, como diría que le ha ocurrido a Karen Marie Ørsted, o MOMOMOYOUTH, o finalmente , una danesa que no parece haber tenido claro ni como se iba a llamar mientras nos estaba dando bofetón sonoro tras bofetón sonoro; hype tras hype.

MØ, la danesa de los mil nombres

Por fin tenemos No Mythologies To Follow, pero es que llega más de un año más tarde que el primer tema que le conocimos. Y no fue el único; tras ‘Maiden’ vino ‘Glass’ y luego todo un rosario de singles que culmina ahora con el lanzamiento del disco. Grandes singles todos ellos, que en su momento dejaban entrever que este sería uno de los mejores discos de pop electrónico del año, pero el problema llega precisamente de que todos y cada uno de esos singles (7 nada más y nada menos) están incluidos en el debut de la artista, y este tiene 12 cortes en su edición estándar.

Así que sí; MØ nos ha ido poniendo la miel en los labios durante dos años, pero ahora que nos ofrece su trabajo “final”, éste parece más una recopilación que uno de los discos más esperados por los aficionados al pop.

Pero ojo, eso no es problema para reconocer que No Mythologies To Follow es un gran disco; uno de los mejores de lo que va de año en cuanto a pop femenino se refiere; que sus singles han sido todos un acierto en mayor o menor medida, pero el escaso efecto sorpresa que tiene y algún que otro defectillo más juegan en su contra y le quitarán unos preciosos puntos al final de esta crítica.

De entrada, hay que agradecer a MØ que, dado su sonido, pop (inteligente) a todas luces muy alejado de sus raices punk, de arreglos electrónicos tirando a dance, no se haya dejado seducir por los productores de moda y haya apostado por Ronni Vindhal, que de producciones en serie está el mainstream lleno y no necesitamos la enésima canción copia poblando las emisoras de radio y los playlists de Spotify.

Vindhal ha sabido redondear el toque de modernidad que la misma Ørsted ya imprime a sus temas y el estilo de No Mythologies To Follow ha quedado por encima de la media y se ha alejado de paso de lo que es habitual escuchar a las cantantes del norte de Europa, con un resultado más luminoso y vital que el que cabría esperar y más cerca de Grimes o Purity Ring que de iamamiwhoami o Lykke Li. Vindhal y MØ se complementan a la perfección, y eso se nota en el resultado final del disco.

No Mythologies To Follow, un déjà vu con siete singles

De hecho, casi todos los singles que hemos podido disfrutar rebosan alegría y optimismo, si no en las letras, en los ritmos, africanos en más de una ocasión, o en las melodías. No hay más que escuchar ‘Glass’ o ‘Don’t Wanna Dance’: las frías y tristes baladas que puede inspirar un país como Dinamarca no son para ella.

Luego está su gusto por lo retro; temas como ‘Never Wanna Know’, ‘Don’t Wanna Dance’ o ‘Slow Love’ sirven de ejemplo y hacen pensar que buena parte de las influencias de esta chica están arraigadas en los 70 y los 80, aunque se puede contraponer a ellas la modernidad de su colaboración con Diplo en ‘XXX 88’ o la de los arreglos de ‘Fire Rides’.

Y de parecidos razonables tampoco anda escasa, haciendo venir a la mente a veces a la Oh Land de Wish Bone o, sobre todo por la voz, a una Lana del Rey más electrónica, como en ‘Never Wanna Know’, por ejemplo.

Pero como decía, los problemas de este disco existen y están dentro del mismo. Para empezar, sus dos ediciones, una estándar de 12 temas, en la que, como decía ya conocíamos 7 de antemano. Poco aliciente para hacerse con ella. La otra, la de 16, con 4 inéditos, deja con una duda: ¿por qué estos temas se han dejado para esta edición y se le niegan a los que compran la edición estándar? ‘Dummy Head’ merecería ir en el listado principal, y ‘No Mythologies To Follow’ también, aunque sólo sea por ser la canción que da título al álbum. Y la “alphavilesca” ‘The Sea’ tampoco merece quedar relegada a una hipotética compra: todos los que tengan el álbum deberían poder disfrutarla. No creo que el darle al álbum una duración correcta sea motivo para dejar temas que refrescarían un tracklist demasiado “déjà vu” de haber sido incluidos en la edición principal.

Por último, existe una edición más, que incluye unas grabaciones más básicas de cuatro de los temas del disco, que han sido llamadas Night Version y que no ayudan a refrescar un ambiente demasiado cargado de familiaridad, además de hacer esta edición, con 20 temas, algo ya excesivamente largo.

7.8/10

MØ — No Mythologies To Follow

En definitiva MØ nos deja un disco muy, muy bueno, que nada tiene que ver con el chicle de la portada, aunque da la sensación de ser un mero recopilatorio de singles. Parece que el esfuerzo ya estaba hecho y que sólo había que poner todas las piececitas dentro de un disco para que se pudiera vender convenientemente.

Al final nos quedamos con la sensación de que No Mythologies To Follow es más un disco para ser disfrutado en trocitos, repartidos por listas de reproducción, porque la mayoría ya tenemos más que escuchado el grueso de los mejores temas, que, por cierto, son los que se han ido lanzando como singles. Se agradece al menos que no todo lo mejor se halle al principio del álbum, y al menos el interés se mantenga hasta el final.

  1. Fire Rides
  2. Maiden
  3. Never Wanna Know
  4. Red in the Grey
  5. Pilgrim
  6. Don’t Wanna Dance
  7. Waste of Time
  8. Dust Is Gone
  9. XXX 88 (feat. Diplo)
  10. Walk This Way
  11. Slow Love
  12. Glass
    Edición Deluxe
  13. No Mythologies to Follow
  14. Dummy Head
  15. The Sea
  16. Gone and Found
  17. Fire Rides (Night Version)
  18. Dust Is Gone (Night Version)
  19. Slow Love (Night Version)
  20. The Sea (Night Version)

Lo mejor

  • Casi todo el disco es provechoso; o al menos hasta la edición de 16 temas
  • Los 7 singles ya muestran la personalidad de MØ
  • Aire fresco en un mundo pop en el que reinan los clones
  • ‘Glass’, ‘Don’t Wanna Dance’, ‘XXX 88’

Lo peor

  • Uno de esos discos que parece que ya has escuchado antes
  • En algún momento crees estar escuchando a Lana del Rey
  • Se hecha de menos algo más de esfuerzo para ofrecer algo más nuevo tras dos años desde que escuchamos el primer tema
Anuncios