“Criticas Moby Innocents” src=”http://img.hipersonica.com/2013/10/criticas-hs-Moby-Innocents-2013.jpg» class=”centro” />

Moby sigue probando suerte; nunca mejor dicho. Desde su último álbum, Destroyed, han pasado sólo un par de años, aunque su mirada y, sobre todo la nuestra, está puesta mucho más atrás, allá por el 99, cuando conseguía meterse a crítica y público en el bolsillo con el recordado y añorado Play.

Pero mucho ha llovido desde entonces y mucho han cambiado las cosas… en el panorama musical, claro, que no en el mundo de Moby, donde todo parece seguir exactamente igual que entonces excepto el éxito, que se ha evaporado para el neoyorquino y permanece tan esquivo como agua entre sus dedos.

Porque, desde Play no ha tenido un éxito tan rotundo, y, si exceptuamos aquel 18 que vivió de las rentas de su anterior disco, poco más ha tenido Richard Melville que se pueda considerar un verdadero éxito salvo contados singles sueltos.

Pero ¿qué ha pasado en ese tiempo para que todo cambie? Pues la verdad es que nada, excepto 5 discos entre Play y su nuevo lanzamiento, Innocents, (y van 11) que no es poco, pero tampoco es mucho contado en “años Moby”, como si de geología estuviéramos hablando.

Moby sigue siendo Moby, por muchos amigos que lo acompañen

En este tiempo, en la vida del vegano, aparentemente ordenada y de principios claros ha habido desordenes de todo tipo e incluso un cambio de aires de los gordos, moviéndose de la costa Este, de Nueva York, a la Oeste, a Los Ángeles, quizás buscando en la luz angelina la inspiración que el gris de una gran ciudad como la Gran Manzana no le daba, pero una vez saboreado Innocents, ni luz, ni nada: todo sigue igual para Moby.

Este nuevo trabajo, con 12 temas, se puede considerar el disco de colaboraciones que Moby no había tenido aún. Bastantes y bastante interesantes son los nombres que aparecen junto al de Mellville en Innocents, pero ahí acaba la influencia de ellos; en el interés que pueden aportar a los fans de cada colaborador y poco más.

Innocents suena a Moby, por los cuatro costados, incluso contando con un nuevo productor, (debe haberse dado cuenta de que ahí podía haber un problema con su música) para alguno de los temas del disco, Mark Spike Stent, pero la influencia de este se ha hecho notar poco más que en algunas bases que, verdaderamente suenan a aire fresco en su música (‘A Long Time’, por ejemplo) pero que se ahogan en las lánguidas melodías de las que tanto gusta.

Tampoco las colaboraciones terminan de despuntar, precisamente porque aportan poco de ellas mismas, de su música y estilo, quedando sólo en voces prestadas. Se nota algo la influencia de Wayne Coyne en ‘The Perfect Life’, pero no demasiado, y Damien Jurado consigue redondear el tema más perfecto de todo el disco, ‘Almost Home’, mientras que Inyang Basey y, especialmente, Cold Specks, ponen la típica voz de cualquier tema Moby en sus respectivos cortes (dos en cada caso), y Skyler Grey no pasa de ser una invitada apagada por el repetitivo canto nativo americano del mismo Mellville en ‘The Last Day’.

Innocents: esto es lo que me gusta; sí lo quieres lo tomas…

De cualquier manera, los temas vocales, en los que Moby se deja acompañar por sus “amigos musicales” son los más destacables, y los instrumentales nos devuelven al Moby más lánguido y triste de cualquier interludio de cualquiera de sus últimos 6 discos, y para colmo, desaprovecha una colaboración como la de Mark Lanegan en otro de esos temas dignos de hastío… Ni siquiera los toques jazzy de ‘Don’t Love Me’ consiguen levantar el ánimo general de un disco que parece seguir los mismos esquemas cuadriculados de los anteriores.

Y ahí está el problema, o no, de este disco. Moby es el de siempre. Exactamente el de siempre, ni más, ni menos. Nos lleva ofreciendo las mismas canciones desde Play; sólo ha cambiado el envoltorio. Él dice que no necesita experimentos; que sólo quiere hacer música que a él le gustaría oír y que ya no persigue el éxito como sí hizo anteriormente. Y la verdad, esa fidelidad a sí mismo, a su estilo, le honra, pero a nosotros que estamos al otro lado, no sé sí nos termina de llenar.

Porque mi problema con Moby es que no sé si amarlo u odiarlo. Reconozco que su música me sigue gustando, pero quizás sea por la mera inercia de que es siempre la misma y porque, cuando doy al play en un disco suyo sé perfectamente lo que voy a encontrar; sin sorpresas. Me gusta y a la vez me aburre, como supongo que le pasará a muchos otros.

Moby — Innocents

Esto es lo que hay: Moby en estado puro y para aburrir. Sin sorpresas ni sobresaltos; en todos los sentidos. Un Moby relajado y seguro de sí mismo que no pretende ganarse a nadie. No creo además que lo consiga, y bastará con no perder a sus fieles por el camino. Argumentos tiene en Innocents para las dos cosas. Hay temas brillantes y otros capaces de dormir a las piedras. Como siempre.

01. Everything That Rises
02. A Case For Shame (with Cold Specks)
03. Almost Home (with Damien Jurado)
04. Going Wrong
05. The Perfect Life (with Wayne Coyne)
06. The Last Day (with Skylar Grey)
07. Don’t Love Me (with Inyang Bassey)
08. A Long Time
09. Saints
10. Tell Me (with Cold Specks)
11. The Lonely Night (with Mark Lanegan)
12. The Dogs

Lo mejor

  • Almost Home, sin duda. The Perfect Life si fuera un poquito más corta
  • Es Moby; para lo bueno
  • Mejora lo escuchado en Destroyed; menos mal

Lo peor

  • Los temas instrumentales llegan a aburrir
  • Es Moby, para lo malo
  • Ni se acerca a 18, y mucho menos a Play

En Hipersónica | Moby y Wayne Coyne en el vídeo de ‘The Perfect Life’: la extraña pareja… y todos sus agregados | innocents, lo nuevo de Moby, para octubre | Moby se moja para el vídeo de ‘A Case For Shame’

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments