Cada uno lleva su veganismo como quiere. Por supuesto, Moby tiene que llevar el suyo más allá de cualquier límite imaginable porque, bueno, es Moby. Así que su manera de sellar un compromiso con el que lleva ya 32 años ha sido tatuarse la frase «VEGAN FOR LIFE» (VEGANO DE POR VIDA), en grande y todo en mayúsculas, en el cuello.

Supera eso, Morrisey.