“Monokle, Saints” src=”http://img.hipersonica.com/2012/12/650_1000_Monokle-Saints.jpg» class=”centro” />

No suelen llegar a Occidente muchas noticias musicales de Rusia, a no ser que detengan a Pussy Riot actuando en una iglesia. Esta vez vamos nosotros en busca de material que valga la pena, lo cual nos lleva a San Petersburgo para prestarle atención al nuevo trabajo de Vlad Kudryavtsev, alias Monokle. Es un joven productor que a pesar de su edad (26 años), tiene una trayectoria de cierto recorrido y calidad. Este año ha editado su quinto larga duración, Saints (Ki Records).

Saints: superando el ambient

https://www.youtube.com/embed/ghct_X6RBFg

Saints es un disco pensado para todos aquellos acérrimos de las nuevas ramificaciones electrónicas que están surgiendo, pero no sólo eso, sino que también es un álbum que contiene fórmulas añejas que pretenden aunar en un mismo trabajo diferentes vertientes del género, tanto del pasado más presente como de la más rabiosa actualidad.

A pesar de que el ruso ha buceado en anteriores ocasiones por mares cercanos a la psicodelia y al ambient, esta vez ha preferido salir a la superficie para ponerse al día en lo que se cuece entre los terrícolas. Así es como Monokle presenta una interesante versatilidad a través de Saints, donde pone en práctica técnicas cada vez más comunes en el panorama electrónico como el wonky, sustentado por breaks y patrones glitch.

El resultado es un disco emocional, pero no por ello lineal con simples neblinas sonoras. De hecho, esa variedad de la que hablábamos es consecuencia directa de apelar a vibrantes sonidos glitch o IDM, dos ejes que vertebran ese término que conocemos desde hace unos años como wonky. Eso sí, siempre fundidos desde una perspectiva garagera.

Este tipo de composiciones abren puertas a una amplio abanico de oportunidades, ideales para que el amigo Vlad explote sus dotes creativas. Ciertamente no estamos escuchando nada que no hayan hecho antes Flying Lotus, Rustie o Nosaj Thing, pero el terreno por labrar es tan amplio que cada uno puede experimentar con su propia cosecha. En el caso del ruso, siempre con un tempo más calmado, más diseñado para escuchar que para bailar. De hecho, en alguna ocasión ha confesado que le aburre bastante rápido la música con ritmos simples y pegadizos.

Ritmos sensoriales

Respecto a Saints, desde el inicio nos podemos encontrar con melodías luminosas como Hold Found o Glow, donde las voces sampleadas van a remolque de cajas de ritmos que operan desde las entrañas de la canción. Sigue siendo una táctica efectista que vuelve a reclamar nuestra atención. Después de darle varias escuchas pertinentes, podemos seguir avanzando en el álbum para disfrutar de canciones más fantasmagóricas y bañadas en composiciones rítmicas donde el paisaje se vuelve un páramo sonoro, como es el caso de Swan.

En el ecuador del largo las secciones vocales deformadas dejan de tomar protagonismo para dejar paso a Nadya Gritskevich en Slower, que con su señorial voz housera se desmarca como uno de los mejores cortes de este lanzamiento. En segunda línea, entran desde los cimientos de la canción bases graves de techno que le otorgan profundidad y enriquecen su contenido. Vlad necesita más canciones como esta.

https://www.youtube.com/embed/oUvwjnJYY7g

La evolución del disco mediante algunos breaks y cambios de ritmo potencia la arquitectura compositiva del trabajo, donde Monokle confecciona unas raíces percusionistas y levemente ambientales sobre las que ir trabajando y metiendo ritmos rotos, melódicos o electrizantes. La portada representa bien la propuesta del ruso, donde su música funciona como un caleidoscopio de sonidos deformados con estas tres características.

Son sobre todo estas dos últimas características y el hecho de apelar a beats no acelerados, las que hacen que la del ruso sea una propuesta bastante accesible y fácil de digerir por la variedad. En este sentido, cabe destacar que es un trabajo en el que no hay muchos hits (sólo Slower se puede considerar como tal), pero sí varias canciones de alto nivel que hacen de Saints un LP muy completo.

En el trayecto final de los nueve temas encontramos esas canciones de wonky donde destacan los aguijonazos digitales de Arrows o el cambio de ritmo de Embers, donde se acerca al future garage. Para cerrar el acto, un poco de UK garage sensorial como el que suena en Fever.

https://www.youtube.com/embed/YBMTg0dyTWI

El cambio hacia sonidos que cada vez se masifican más, como puedan ser el wonky y todo aquello que germina a raíz de derivados del UK Garage, es el paso necesario para que Monokle pueda entrar a un nicho de público más amplio. Quedarse anclado principalmente en el ambient podía dejarle algo aislado de la amalgama de nuevas paletas sonoras a las que nos estamos viendo sometidos. Saints es su trabajo más interesante hasta la fecha y si sigue por el camino de Slower, seguro que pegará más fuerte.

Sitios oficiales | Facebook, Soundcloud

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments