Anuncios

Monsieur leFranco & Hi.Moez — Cuánticos Cortos

Un haiku consta únicamente de tres versos. Algo simple que sin embargo tiene la particularidad de ser capaz de contener en tan solo tres líneas una gran riqueza conceptual. Cuánticos Cortos (autoeditado, 2015) se asemeja a la composición japonesa. Monsieur leFranco & Hi.Moez no necesitan explayarse más de lo necesario para transmitir su mensaje. Ninguna de las canciones sobrepasa los tres minutos pero no por ello resulta un trabajo pobre, sino todo lo contrario. El dúo muestra, como los haikus, que algo breve es perfectamente compatible con algo profundo y rico en contenido.

A raíz de esta idea se entiende todo lo demás. Tanto las breves pero intensas rapeadas de leFranco como las cuidadas producciones de Hi.Moez. El MC destila un estilo suave, cercano al susurro en los primeros compases del trabajo pero que gana contundencia conforme se acercan los cortes finales. Siempre vistiendo sus rimas de una aparente sencillez que sin embargo esconden una compacta profundidad. El trabajo de producción no pasa desapercibido, acaparando el protagonismo en varias fases del álbum.

Sencilla densidad

A Monseiur leFranco no le importa retirarse a un lado del escenario, bajar el micrófono y que su compañero de rienda suelta a sus conceptos. En ocasiones los expondrá desde el primer segundo del tema, como en ‘Te van detrás-Peter P[hr]an’; en otras, se desarrollará a lo largo del mismo — ‘Fat No Gluten’ — ; y también los hay donde el final parece ser la mejor opción para ello, tal como ocurre en ‘JuanSalvador’. La simbiosis existente entre ambos artistas permite que las partes vacías en lo vocal queden arropadas por los sonidos eléctricos de Hi. Moez.

Algo que se asemeja a lo que vimos en su anterior referencia conjunta — De[forma] (autoeditado, 2011) — pero más pulido y con mayor personalidad. La razón es que Cuánticos Cortos suena más definido que su antecesor, tirando hacia una atmósfera sombría. Las bases se tornan más químicas e hipnóticas, casando mejor con las letras y la voz de Monseiur leFranco y haciendo más veraz ese ambiente oscuro que en ocasiones llega a coquetear con la paranoia. ‘Cada cosa en su lugar’ es el tema que mejor condensa la idea recién expuesta. Para un servidor, también supone la canción más destacada de este álbum.

Se que no es el lago de los cisnes pero a mi me chana,
no hay bomba de achique para chupar todas las lágrimas
de los que lloran. Si muchos lloran que lloren
y llegará su hora y solo habrán llorado

Pero Cuánticos Cortos no es un disco de patrón fijo. No siempre se respira metal pues los sonidos más cálidos logran tener acogida dentro del trabajo. Es el caso de ‘M Gang’, en la cual el MC sube un tono en lo lírico mientras que el productor abandona la propuesta dominante para mostrarse más Funk. El tema lo abre un sample de la película Seven, un recurso que abunda a lo largo del LP, sobre todo en su primera mitad. En esta parte, la temática de las letras de Monseiur leFranco suena más personal pero no por ello la segunda pierde profundidad. Tras el interludio, el mensaje se acerca a una radiografía de la sociedad. En ella el artista plasma su visión del mundo, siempre con una afilada crítica. Pese a ello su digestión sigue siendo compleja, densa, obligando al oyente a leer entre líneas, tal y como ocurre en ‘Justificar’.

7.1/10

La producción también muta en el segundo periodo. No es un cambio violento pero es apreciable en los matices. Hi.Moez logra dotar que los beats suenen todavía más vastos, con más sonidos repartidos en múltiples capas. Estas composiciones enrevesadas logran encajar y acoplarse con las estructuras complejas de leFranco. Dicha riqueza conceptual se hace muy palpable en el track que cierra el LP: ‘Vaca Flaca’.

Anuncios