“Moonface — Heartbreaking Bravery” src=”http://img.hipersonica.com/2012/04/moonface-heartbreaking-bravery-moonface.jpg» class=”centro” />

Aunque lo quisiese, Spencer Krug no podría ser una sinsangre, un músico con horchata corriendo por las venas. Por eso, es fácil que quienes no le hayan soportado sus desbarres épicos al frente de Wolf Parade tampoco lo vayan a ver con buenos ojos ahora que retoma su proyecto en solitario, Moonface.

Moonface: desfilando por sus señas habituales de identidad

https://www.youtube.com/embed/Hk_MWUmkIhA

Por eso, empezar con una canción tan arrebatada y puesta a hervir con doble ración del caldo habitual en él tiene mérito. Spencer Krug ya no necesita ocultar que lo que le va son las canciones largas, rellenísimas de instrumentos grandilocuentes y en las que remarcar su voz llorona. Y, acompañado aquí por Sinaii (no tenía el gusto, gracias), Hearthbreaking Bravarey se abre con tres canciones brillantes y dignas de estar en una futura recopilación cronológica de lo mejor de su obra.

Los cinco minutos y medio de la hermosa canción titular van a ser la mejor medicina para todos aquellos que necesitáis que, de vez en cuando, la música os erice los pelos con trucos ya conocidos. ‘Yesterday’s Fire’ se viste como las mejores canciones de British Sea Power de esa épica de pecho descubierto y enlaza con ruido de teclados hasta que ha pasado un minuto y medio de ‘Shitty City’.

Y ahí, justo en el quicio del tercer tema, cuando comienza a ser uno normal es donde Heartbreaking Bravery empieza perder fuelle a pasos agigantados.

Heartbreaking Bravery: Una segunda mitad sin fuelle para retomar la senda al final

https://www.youtube.com/embed/SUbaY1jnd1E

Porque la parte media del álbum es, por desgracia, mucho más raquítica en ideas y, en especial, en voz propia. Como en el chiste de la caja de galletas y el CD de Mozart, a Krug parece habérsele enganchado en la garganta los U2 de Achtung Baby. Pasaremos rápido ‘Quickfire, I Tried’; ‘I’m Not The Phoenix yet’ alberga las mismas dudas que las canciones más flojas de The National. Aunque a Spencer siempre le salvan sus teclados, siempre; será por lo directamente horteras que podrían ser muchos de ellos y la extrañeza de verlos ahí encajados.

‘Faraway Lightning’ es la cara más baladística del nuevo Krug, una que en Wolf Parade mostraba de manera más psicótica y menos normal, pero que en Moonface trata de adelantar por la derecha a Interpol, Editors, The National y más estetas del asunto. Sin conseguirlo, la verdad.

Eso mismo es lo que perfecciona en ‘Headed For The Door’, siete minutos de Krug creyéndose que él y su nuevo grupo son los Cure de la generación Arcade Fire. Como ocurría en muchas canciones de Disintegration, aquí uno no sabe si sufrir o sonreír de optimismo.

‘Headed For The Door’ concluye para que ‘Teary Eyes and Bloody Lips’ retome su cara más pop, con un ritmo pegadizo y líneas de teclado inmensas. Es ésta una canción que a Jarvis Cocker debería gustarle más que las de sus discos en solitario; buena señal.

Así que, afortunadamente, Heartbreaking Bravery se cierra de tal modo, con Lay Your Cheek Down’, que se le acaba perdonando lo irregular de la zona media. Son 46 minutos inspirados y con los que no queda ni una pizca de ganas de echar de menos a Wolf Parade. ¡Ah, y tiene pinta de ser un grower, ya veremos cómo llega a dentro de unos meses!

Moonface (With Sinaii) — Heartbreaking Bravery tracklist

* Heartbreaking Bravery
* Yesterday’s Fire
* Shitty City
* Quickfire, I Tried 
* I’m Not the Phoenix Yet
* 10,000 Scorpions
* Faraway Lightning
* Headed For the Door
* Teary Eyes and Bloody Lips
* Lay Your Cheek On Down

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments