“Morcheeba — Head Up High” src=”http://img.hipersonica.com/2013/11/Morcheeba_Head_Up_High.jpg" class=”centro_sinmarco” />

Ya lo hemos visto cientos de veces: una banda triunfa; su vocalista es la cara más reconocible de ese éxito; decide ir por libre pensando que todo se debe a sí mismo y que la cosa le va a funcionar igual solo que acompañado… y toca recular. El éxito es una puta traicionera y nunca se pueden predecir sus movimientos.

Pero está la otra cara de la moneda; esa banda que se queda “huérfana” pero cree que el éxito les va a sonreír con un una cara nueva (o caras nuevas, que la cosa puede ir en plural) y nada. Esa puta esquiva tampoco obsequia a la banda con su sonrisa.

Morcheeba, dos más una

Así que sólo queda sumar dos más dos, (dos más una en este caso concreto) y la operación está clara: la vuelta del hijo pródigo al redil, y todos contentos.

Como digo; lo hemos visto cientos de veces, y una de ellas es precisamente la que nos ocupa en este post, la de Morcheeba, o lo que es lo mismo, la de los trip-hoppers hermanos Godfrey con la pródiga Skye Edwards. Aquí, en su carreras por separado todos han salido “apaleados”, así que lo mejor que se podía hacer en aras de seguir ganándose la vida con la música, era reunirse y tirar para adelante… mirando hacia atrás, claro.

Head Up High es la segunda entrega de ese retorno. Hace tres años, los londinenses nos ofrecía como primera “segunda” tentativa su Blood Like Lemonade, un disco que ofrecía poco más que buenas intenciones pero nos dejaba precisamente así, con la sangre, más que dulce, fría, como la una buena limonada.

Head Up High, el octavo capítulo de esta “accidentada” discografía, vienen a enmendar los errores de su antecesor sin llegar a poner a Morcheeba en el lugar que ocuparon en los 90 y principios de los 2000, y eso, ya es mucho tras ocho años sin estar juntos, pero, sobre todo, viene a dejar meridianamente claro que Morcheeba no es Morcheeba si no es en la combinación de la cálida y sugerente voz de Skye Edwards con la producción de los hermanos Godfrey.

Head Up High, más de lo mismo… pero con la cabeza bien alta

Ahora, con un título que es toda una declaración de actitud e intenciones, el trío vuelve a lo que mejor saben hacer, su trip-hop comercial, capaz de dar una de cal y otra de arena; de ir del incontestable hit de radio al tema más íntimo y cálido. No hay más que ir de extremos como ‘Gimme Your Love’, el single para emisoras que todos esperamos de ellos, al oscuro y relajado ‘Finally Found You’ para verlo. Mientras el primero los acerca a la radiofórmula pura, el segundo los deja jugando en una liga más cercana a los verdaderos astros del trip-hop como Massive AttackTricky.

Pero, sí bien este Head Up High no es más que una puesta al día de la música que siempre han hecho Morcheeba, con o sin Skye, también se puede notar una mínima actualización de estilo, con tímidos arreglos en clave dubstep o dancehall por ejemplo.

Pero poco se puede reprochar a un disco como este que no sea el ser el típico “más de lo mismo”. Porque en él, y sobre todo gracias a la voz de Edwards, Morcheeba suenan a Morcheeba. Quizás se eche en falta un poco más de scratching hip-hopero, aunque lo hay, y algún otro hit claro más, porque más allá del primer single y de ‘Face Of Danger’, en la línea de los de Big Calm o Fragments Of Freedom, poco más se puede rascar en ese aspecto.

A cambio encontramos a esos Morcheeba más íntimos y personales, dejándose influir por otros estilos y con colaboraciones incluidas. Algunas más reseñables que otras, porque, ‘Call It Love’ un corte muy en la línea de lo que le hemos escuchado a Tricky en los últimos tiempos, no es más que un anticlimax, y colocado además apenas ha empezado Head Up High. Puede que fuera necesaria una voz masculina para este tema porque el registro de Skye no fuera el adecuado, pero James Petralli (de White Denim) borra el encanto de los dos primeros cortes de un plumazo, llevándonos del luminoso terreno pisado en estos a uno demasiado profundo y espeso nada más comenzar.

Por contra, ‘Face Of Danger’ que debería ser single sí o sí, tiene en la actuación de Chali 2na (de Jurassic 5) la intervención rapera a la que nos tiene acostumbrado el trío desde siempre y se agradece. Mismo acierto que es el poder escuchar por primera vez unas palabras en español en un tema de los británicos gracias a la franco-chilena Ana Tijoux, que también pone su granito en forma de puente rapeado para ‘Hypnotized’.

Release Me Now’ quizás se quede fuera de lo que cabría hacer single en Head Up High por ser algo más relajado de lo que la banda acostumbra a lanzar como sencillos, pero no cabe duda de que es uno de los puntos álgidos del disco, con una otra colaboración, la de Nature Boy Jim Kelly que vuelve a destacar, tanto en los coros como en su rap, aunque sin llegar a empañar la pegadiza melodía del estribillo. Igual que ‘To Be’, una de esas canciones de melodía pegajosa, repletas de scratchs, y con el rap de Rizzle Kick’s Jordan como rasgo distintivo, a la que sólo se le pueden poner dos pegas, que se la salten como single y que la letra no es gran cosa.

En cuanto a esos estilos que han recopilado para dar algo de aire a su ya transitado estilo, el dancehall del que hablábamos antes, es la seña de identidad de ‘Make Believer’, mientras que ‘I’ll Fall Apart’ se presenta como una balada de lo más jazzy y casi acústica para lo recargado que suele ser el estilo de Morcheeba. ‘Under The Ice’ prefiere ser más de charango, quizás para recordarnos el disco titulado con el nombre del andino instrumento hace ya más de una década, e incluso podemos dar con alguna guitarra funky sí la buscamos por ejemplo en ‘Whirlwind’, el tema encargado de cerrar el disco.

Morcheeba — Head Up High

En definitiva, con Head Up High, Morcheeba regresan precisamente con la cabeza bien alta. Demostrando que, aunque las buenas críticas les hayan sido esquivas casi siempre, saben hacer bien su trabajo, al menos cuando están los tres juntos, quedándoles como única asignatura pendiente las letras, que aún necesitan ser un poco más profundas y pulirse un poco.

Este octavo disco de estudio es un más de lo mismo, sí, pero a la vez es también una puesta al día de un estilo. No es que el trip-hop vaya a volver a ser una moda a seguir; para eso está el dubstep ahora, pero sí que se pueden sacar dos o tres hits en claro de este nuevo trabajo de los londinenses que los podría colocar otra vez en el panorama mainstream sí tuvieran la promoción que parece que no están teniendo.

01. Gimme Your Love
02. Face Of Danger
03. Call It Love
04. Under The Ice
05. I’ll Fall Apart
06. Make Believer
07. Release Me Now
08. To Be
09. Hypnotized
10. To The Grave
11. Do You Good
12. Finally Found You
13. Whirlwind

Lo mejor

  • Son los Morcheeba de siempre, para bien
  • Apenas hay relleno, se puede sacar provecho de casi todos los cortes del álbum
  • Las colaboraciones son un punto extra
  • Esos estilos que suman al trip-hop, el aire fresco que necesitan

Lo peor

  • Head Up High termina siendo un más de los mismo
  • ‘Call It Love’, capaz de romper el ritmo del álbum cuando mejor estaban las cosas
  • Falta de algún hit indiscutible extra más allá de ‘Gimme Your Love’ y ‘Face Of Danger’

En Hipersónica | Skye Edwards vuelve a Morcheeba | Even Though adelanta Blood Like Lemonade, lo nuevo de Morcheeba

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments