Anuncios

Morgan Delt — Morgan Delt

El amplio resumen de 2013 nos lo corroboró de nuevo (aquí y aquí). La nueva ola de psicodelia y derivados nos está dejando grupos muy muy buenos. Talentosos y altamente creativos, se mueven entre coordinadas similares en las que algunos deciden virar por terrenos más clasicistas y otros experimentar bañados en ácido. De los grupos más explícitamente psicodélicos en cuanto a los sesenta se refiere, hace poco hablamos del buen debut de Temples. Pero no han sido los únicos que ya empiezan a marcar territorio con su primer álbum. Es aquí donde entra en escena Morgan Delt, un californiano que debuta en formato LP con Trouble in Mind.

Emoción, sesentas y experimentación

Parece que el reconocimiento masivo (y merecido) de Tame Impala nos lleva a utilizarles como faro de referencia para compararlo con el resto de grupos nuevos de rock psicodélico que nacen. Pero sin embargo este debut en largo del californiano está más cercano al de Temples, por sonar más ortodoxo. Y dentro de ese purismo, mientras que los otros se alían con el pop para crear estribillos que se convierten en jitazo, el angelino rehuye generalmente de este recurso para perderse en ornamentaciones que no siempre caen en una estructura de canción clásica. Delt impone sus propias normas, lo cual acaba dispersando el debut hacia la segunda mitad del disco.

https://www.youtube.com/embed/Bd92Js70g_U

Este melenudo californiano ya publicó material en cassette en 2012 (Psychic Death Hole), pero ha sido a principios de este 2014 cuando hemos podido disfrutar de este debut en formato LP de la mano de Trouble in Mind (santa casa de oh-todopoderoso-Ty Segall, Night Beats, The Limiñanas o Fuzz). Así pues qué mejor sitio para lucir lisergia que en este revivalístico sello. Todo un acierto, porque Morgan Delt es uno de esos álbumes para acérrimos del género y estos grupos que en otro tiempo hubieran lucido pantalones de campana y Marco Paquetti. Sin estar cortado por el mismo patrón que otros congéneres en cuanto a estilo, el californiano recuerda a los Pink Floyd de Syd Barrett y al surrealismo de Flaming Lips. Sí, las referencias de siempre, pero si sonaran a otra cosa ya no sería un tipo de fiar.

Frente a los clichés que existen para los nuevos psicodélicos y los recurrentes recursos caleidoscópicos, distorsiones ácidas que corroen los oídos y que te sumergen en densas atmósferas venenosas, Morgan Delt no siempre cae en estos trucos y además a diferencia de otras formaciones actuales, viaja a los cimientos de los sesenta. También gracias a una producción que no quiere ser perfecta, para dejar un acabado mucho más fidedigno respecto a aquélla década.

https://www.youtube.com/embed/52JzFsCK_HQ

Este debut no tiene el empuje de Sun Structures, que casi te mantiene en constante tensión todo el álbum, pero prefierte subyugarte en una realidad mágica y tramposa, viciada por los efectos secundarios de su música, donde sólo hay hueco para el hedonismo y bellas mujeres. Tiene canciones que son oro puro, regalos psicodélicos de la más alta alcurnia que van a ser de los mejores momentos del año en el género. Abrir el disco y encontrarse con ‘Make My Grey Brain Green’ es, precisamente, una de esas perlas que casi en clave baja fidelidad te transportan a un jardín de experimentación en blanco y negro en el que de repente llueven pétalos de rosa con la irrupción de un colorido y prodigioso cambio de ritmo. Barridos de guitarra que chocan con instrumentos orientales y con la drogada voz de Morgan, que pasa a ser un instrumento más, disipándose en el espacio.

Una voz para brindar y pequeños detalles sonoros

Otro punto interesante del disco es el tratamiento de la sección vocal, recurriendo a los coros conjuntos sólo en puntuales ocasiones, que es una de esas fórmulas ganadoras bastante manidas en los nuevos grupos. Eso sí, cuando lo utiliza el resultado está bastante bien ejecutado, como el precioso y evocador final de ‘Barbarian Kings’, donde su voz se funde con los arreglos de teclado y una melancolía robada de otros tiempos. De trovador en la Alhambra pasa a componer temas de más enjundia como ‘Beneath the Black and Purple’ donde también tiene amagos de garage clasicista y primigenio. Y no es el único.

Sea cual sea la postura que adopta, unas veces más purista y otras más cercano a esa nueva psicodelia más accesible, Morgan Delt da un auténtico recital en la primera mitad gracias con subidones en color como en ‘Mr. Carbon Copy’, apta para todos los públicos. Evocador, minutos repletos de capas y recursos en segundas líneas que no saturan y recuerdos que no se quieren ir. El resultado, temas en los que a uno no le importaría morir, canciones tan grandes como la vida que empieza en el punteo de ‘Obstacle Eyes’. Su voz escapista, un bajo de maniobras melódicas por abajo y los sesenta flotando en la sala. Todo funciona como un engranaje perfecto al que caer rendido en perlas como esta.

https://www.youtube.com/embed/KMtDZ2nOv_4

En el álbum no hay una idea que lo hegemonice, sólo la incertidumbre de no saber por dónde saldrá. Sobre todo en la segunda mitad, donde es especialmente experimental con vocales e instrumentación que recuerda a la etapa Syd Barrett en ‘Sad Sad Trip’ o con riffs que te ahogan en el pesado cambio de ritmo de ‘Backwards Bird Inc.’. Ante actuales propuestas de más embistes y con el pop como principal aliado, Morgan Delt ha creado auténticas maravillas que van a tardar en evaporarse de mi cabeza, sobre todo en la primera parte, donde sale a relucir esa parte delicada y sensible que me hace recordar a Arthur Lee. Afortunadamente el angelino engarza esas emociones y las encumbra con canciones idílicas que no quiero que acaben nunca.

7.9/10

Un trabajo que no se queda en los recursos fáciles de la nueva psicodelia por la que tanto brindamos últimamente y que si no fuera por una parte experimental y no tan melódica en la segunda parte del disco, hablaríamos de un álbum de sobresaliente. Morgan Delt viene a predicar con cambios de ritmo, a juguetear con canciones sin una estructura clara y a celebrar la primavera con canciones que quedan grabadas en tu cabeza.

Anuncios