Anuncios

Mourn — Gertrudis

Llegaron y besaron el santo. Aclamación de crítica y público (¡HAN SALIDO EN PITCHFORK, HAN SALIDO EN PITCHFORK!). Y lo hicieron con un debut muy fresco, con referencias de Pj Harvey, del indie rock de los noventa, con una propuesta que dista de ser nueva. Pero con su juventud, su descaro y su insultante naturalidad para asumir ese discurso, como si llevaran inmersos en él toda la vida, conquistaron a la mayoría. Con total legitimidad, además. Algunos meses después, las barcelonesas Mourn vuelven con un EP, Gertrudis (Captured Tracks, 2015), con muchos oídos pendientes, los nuestros entre ellos, quizá aún incrédulos por la temprana edad del cuarteto barcelonés. ¿Estarán a la altura de las expectativas? ¿Serán capaces de mantener el hype?

Sí. Un sí como una catedral. En Gertrudis siguen latentes todos esos aspectos de su debut que nos dejaron la boca hecha agua. Parece que lleven toda la vida tocando y su historia no ha hecho más que empezar. Allá donde muchos tropiezan en la misma piedra, el ímpetu con el que Mourn han irrumpido en la escena nacional e internacional, ha creado una burbuja que hacía tiempo que no se generaba con un grupo español tan joven. La realidad es que pasan por un gran momento creativo, aún a rebufo del puñado de buenas canciones que nos brindaron el año pasado. Y en pocos tiempo otros tres nuevos temas en los que siguen con un inusual y compacto discurso sonoro — de nuevo — , ahora cantando también en catalán sobre el surrealismo de ‘Salvador’ (Dalí, supongo). Guitarras limpias, impecables y buena conexión entre el bajo y la batería en la que posiblemente sea el mejor tema del epé con ese escaso minuto y medio.
Sonic Youth sonando a lo lejos.

7.7/10

Con todo, y a pesar de ese corto minutaje, tienen tiempo para soltar los estribillos con gancho, también presentes en el avance de este nuevo epé, ‘Gertrudis, Get Through This!’, con más ríos de implacable juventud con ganas de comerse el mundo. Sí, han tenido una promoción muy currada que probablmente ha aumentado considerablemente su espectro mediático, pero su actitud y sus temas son intachables. Es tontería no rendirse ante la evidencia. Tan clara como las reminiscencias noventeras que encontramos en el arreón final de ‘Your Face’. No sorprende que no sepan si han digerido esto cuando les entrevistamos, ha ido muy acelerado y lo sigue yendo. Aquí hay talento y grupo para rato. La parábola de su proyección internacional es proporcional a la energía de sus canciones, es todo tan surrealista como Salvador.

Anuncios