Anuncios

Mr. Bungle — Disco Volante (1995): retrato de un esquizofrénico

La libre concepción del arte es una de las mayores virtudes del mismo, dejando que sea el artista quien decida como aprovecharlo y para qué. El arte se puede emplear para miles de fines. Se han creado infinidad de obras destinadas a reflejar los sentimientos del artista, expresar sus emociones, para realizar una mordaz crítica contra diferentes conceptos, desde la sociedad hasta los gobiernos, para mostrar reflexiones profundas y hay otras destinadas a llevar el propio arte más allá de sus límites. Romper barreras preestablecidas e ir un paso más allá para ver hasta donde se puede llegar. Cada disciplina artística ha tenido multitud de artistas de este tipo, con la vanguardia por bandera y la esquizofrenia como guía. Por poner ejemplos, la pintura tuvo a gente como Dalí, el cine tuvo a grandes como Luis Buñuel y la música tiene a algunos como Mike Patton.

Bueno, es mentira. No hay nadie como Mike Patton. Patton es un concepto único, inimitable e inigualable. Un artista como pocos, siempre dispuesto a ir más allá de etiquetas y conseguir mezclar estilos musicales diferentes, casi opuestos, en armonía o en disonancia. La experimentación es su gran amante y los conformismos son sus archienemigos. Privilegiado con una prodigiosa y retorcida mente que entiende la música a su manera. Por no hablar de su gran talento como vocalista, con gran variedad de registros y que se adapta con facilidad a lo que sea, ya sea canto gutural o ponerse a rapear, todo ello con una calidad incuestionable. El Avant-Garde es un género muy complicado, donde es más fácil realizar un pestiño infumable que una obra maestra. Pero cada artista magnífico que sale de ahí vale mucho más que cientos de grupos buenos. Y Patton es uno de esos genios.

Mike Patton, un visionario por encima del bien y del mal (en el Avant-Garde)

https://www.youtube.com/watch?v=JK90UZMYpgs

La locura personalizada terminó haciéndose un nombre al ser contratado como vocalista en una de las mejores y más vanguardistas bandas que ha dado el género Metal, Faith No More. La historia la conocemos, al igual que nos inclinamos ante excelentes piezas como The Real Thing o Angel Dust. Una banda diferente y que no tenía techo, dejando que en su música pudieran convivir el Funk, el Hip Hop, el Punk o el Jazz junto con el género pesado. Pero no parecía ser suficiente para un genio sin ataduras como Mike Patton. Resulta irónico que un grupo tan libre y experimental como este no fuera suficiente para que el californiano diera rienda suelta a todas sus inquietudes musicales. Por eso le henos visto en infinidad de proyectos más allá de la que se considera su banda principal. Le hemos visto desde cantar canciones de Pop en italiano en Mondo Cane hasta seguir retorciendo los límites del Metal Experimental con Fantômas, sin obviar otro gran proyecto como Tomahawk, un grupo menos desquiciado pero igualmente poco convencional.

Pero uno de los grupos más relevantes para el extravagante vocalista es, sin duda, Mr. Bungle. Un grupo donde estuvo muy bien acompañado de miembros ilustres como Trevor Dunn, habitual compañero de fatigas del señor Patton, Trey Spruance, uno de los principales compositores del grupo, Theo Lengyel o Danny Heifetz entre muchos otros que han pasado por la formación. No se puede decir que Patton sea el amo del cotarro al cien por cien ya que Mr. Bungle se compone del esfuerzo de todos sus componentes en hacer las extravagancias más disparatadas que se les puedan ocurrir. Aunque no se pueda decir que Mike Patton sea la base de lo que es Mr. Bungle, sí que es es verdad que Mr. Bungle es el retrato de todo lo que puede pasar por una mente tan psicópata y esquizofrénica como la de Patton.

Mr. Bungle, una congregación de magníficos trastornados

https://www.youtube.com/watch?v=lhdD5m-k2eY

Antes siquiera de que Patton se uniera a Faith No More ya había formado esta desquiciada agrupación. No tuvieron una carrera discográfica extensa, solo llegaron a publicar tres discos de estudio en sus casi veinte años de existencia. Todos muy particulares y diferentes entre sí. Desde el debut homónimo, donde Patton le sacaría más jugo a esa unión entre Metal y Funk pero desde una perspectiva más esquizoide, hasta California, disco más aceptado popularmente que los anteriores pero el más flojo de los tres a mi parecer. Cada uno de los aficionados a Mr. Bungle tendrá su álbum preferido. Para mi, su mejor disco salió paralelamente a otro de los mejores discos firmados por Mike Patton. Mientras Faith No More sacaron el imprescindible King for a Day… Fool for a Lifetime, Mr. Bungle lanzaron su disco más Avant-Garde y más insano, Disco Volante.

Todo es llamativo y todo es extraño en un disco como este. Para empezar, la portada. Vista de primeras me llegó a recordar a un momento muy concreto de Un perro Andaluz, película de Luis Buñuel y Salvador Dalí. Supongo que eso dice mucho del grupo, y en especial del disco. Disco Volante plasma todas esas paranoias mentales y estridentes sonidos que estos músicos sudan a borbotones y necesitan grabarla para evitar que su propia falta de cordura termine fulminándolos. Lo más impresionante de todo es que un disco de estas características, muy poco enfocado hacia el éxito masivo o a conquistar listas de ventas, terminara siendo publicada por un sello magnate como Warner. Probablemente esto sea debido al éxito que estaba teniendo Patton con Faith No More decidiera apostar por lo que podía ser otra gallina de huevos de oro.

Disco Volante, locura sin límites

https://www.youtube.com/watch?v=92pYBWcLYD8

En Disco Volante, el grupo se decidió a ir más allá de las locuras abordadas en su debut. Este esfuerzo es una gran mezcolanza donde se da cabida tanto a música Techno, Metal extremo, sonidos de ciencia ficción antigua, Funk, Avant-Garde, Jazz y música concreta. Mientras que en Faith No More se tomaba el Metal como base sobre el que añadir elementos, o incluso Fantômas partía del Metal para ir a ninguna parte, en Mr. Bungle no se toma el Metal de esa manera. Es un elemento más metido a presión junto con el resto. Ni hay punto de partida, ni ninguna idea concreta de como terminar, ni siquiera desarrollos coherentes.

Empezar un con un tema como ‘Everyone I Went to High School With Is Dead’ es estar por encima a lo épico y de la cordura. Una lúgubre y sucia arquitectura que te deja sin palabras. Pero cuando le sucede un tema como ‘Chemical Marriage’, el termino “cuajada mental” se queda corto. Seguir avanzando en el álbum es como un viaje hacia el infierno más macabro y desquiciado. Pero aun así, es para quitarse el sombrero, sobre todo las dos partes de ‘Sleep’ (la segunda y la tercera, que son las que figuran en el disco) donde se mezclan miles de elementos creando un asombroso caos instrumental. Y aunque todo el álbum es asombroso, no quiero dejarme sin mencionar el extraordinario ejercicio mostrado en ‘Ma Meeshka Mow Skwoz’ o la retorcida suite de ‘The Bends’ que te deja estupefacto.

¿Quién es Mr. Bungle? Es un hombre que ves al final de la calle y decides cambiarte de acera para no cruzarte. Es el temor de todo psiquiatra. Un hombre que nunca pestañea. También es un hombre que parecía amable con sus vecinos, que siempre sonreía en las reuniones, pero que al final terminaba asesinando a su cónyuge. Mr. Bungle es la unión de seis mentes maquiavélicas y trastornadas y Disco Volante es el retrato de este psicópata de múltiple personalidad. Una tortura estrambótica digna del mayor de los psicópatas y uno de los mayores ejercicios de libertad creativa y experimentación que han salido nunca en un arte tan magnífico como la música.

Tracklist de Disco Volante

Anuncios