Idas y Vueltas es el tercer disco de estudio de Muchachito Bombo Infierno. Cinco años han pasado ya desde aquel fabuloso ‘Siempre Que Quiera’ y un trabajo intermedio al que le faltó la currada espontaneidad del debut y el tirón con el que había llegado aquel primer disco a todo el panorama patrio.

En este tercer álbum Jairo y compañía perseguían alejarse de esa salida forzada que supuso su anterior lanzamiento y retornar a la frescura e ingenuidad de sus primeras canciones, de aquellos minutos que pondrían banda sonora sin intromisión a recuerdos de infinidad de personas.

Sin embargo, el tiempo rara vez vuelve la vista atrás. La madurez que han ido adquiriendo a lo largo de estos años y de la experiencia les ha quitado justo lo que pretendían recuperar, de manera que basta con escuchar el disco para entender la intención pretendida, pero también para notar que aquel Vamos Que Nos Vamos está muy lejos, más de lo que parecía a simple vista.

‘La Noche de los Gatos’ abre tanto el disco como la tanda de singles con la que irán promocionándolo. El intento por volver a recuperar lo que los llevó fulgurantes al estrellato es claro, pero suena a masticado, a reciclaje y a estancamiento. Y es que el estilo fusión del que hace gala desde sus comienzos, con esa mezcla tan característica de rumba catalana con cualquier aderezo musical que considere oportuno y justo para la canción, termina resultando por conocido demasiado familiar.

http://www.youtube.com/v/-DZjbiYL04Y&hl=es_ES&fs=1&

Sin embargo hay aciertos que resultan más que decentes, como ‘Caraguapa’, que gana especialmente gracias a su letra y a su carencia de complicaciones. Con una base muy simple y un estribillo escoltado por una acertada sección de viento, el resultado es casi dulce, simpático y con ese punto canalla perfecto para las terracillas de verano.

http://www.youtube.com/v/X-HPzx21qg8&hl=es_ES&fs=1&

Acompañado de su querido G5, compuesto por Muchachito, Kiko Veneno, Tomasito y Los Delinqüentes, graba ‘La Pandilla Voladora’, que transmite a la perfección el buen rollo que hay entre ellos y que habrá habido, con total seguridad, tanto en la grabación como en la creación del tema. Cuando el colegueo va más allá en este tipo de situaciones el resultado, salvo catástrofe manifiesta, es bien simpático.

La producción corre de la mano de Joe Dworniak, que ya en su día hizo lo propio con ese más que olvidable Depende de Jarabe de Palo. En ese sentido tengo una percepción similar — aunque a un grado mucho menor — respecto a Muchachito Bombo Infierno en comparación con Jarabe de Palo.

Ambos sacaron un debut que, cada uno a su manera, creó una legión de seguidores muy merecida y fiel, pero conforme han ido avanzando en el tiempo, la sensación de que se repiten una y otra vez es notable. En el caso de Donés y los suyos llega a lo vergonzoso, pero espero que Muchachito y compañía encuentren de nuevo la receta de la frescura que tan bien les salió en su día.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments