“Germán Coppini” src=”http://img.hipersonica.com/2013/12/german-coppini.jpg" class=”centro” />

Es muy triste para mi comunicar el fallecimiento de una gran persona, cantante y amigo, Germán Coppini. D.E.P

No nos podíamos creer lo que anoche Miguel Costas escribió en su perfil de Facebook. Germán Coppini murió anoche en Madrid como consecuencia de una enfermedad que padecía desde hacía tiempo. El cantante y compositor se ha ido en silencio, sin grandes alharacas, tal y como él era, sencillo, discreto y manteniendo su sentido del humor. Nacido en Santander en 1961, formó parte de dos de los grupos más importantes de la música española de los ochenta: Siniestro Total y Golpes Bajos, para después iniciar una carrera en solitario en cierta manera guadianesca pero con varios trabajos muy meritorios. Siempre decimos lo de pérdida irreparable pero la de Coppini lo es, al menos para mí.

Germán Coppini publicó su último elepé este año con la discografía Lemuria Musica. América herida, un trabajo en el que se acompañó de Los Voluntarios, una banda con la que grabó unas interesantes canciones de rock clásico de guitarras.

Pero por lo que se recordará a Germán Coppini es por su etapa viguesa, primero con Miguel Costas y Julián Hernández a principios de los ochenta, donde formó Coco y los de 1.500 y después Mari Cruz Soriano y los que Afinan su Piano, precedente de los punkies Siniestro Total.

Con Siniestro Total grabó el EP Ayudando a los enfermos, el LP ¿Cuándo se come aquí? (DRO, 1982) y el single Sexo chungo/Me pica un huevo (DRO, 1983). Con el álbum el grupo se convirtió en un superventas y comenzó la leyenda de la banda de Vigo.

Abandonó a Siniestro Total en 1983 porque había sufrido en sus propias carnes el ser un punk, cambiando radicalmente de tercio al unir sus fuerzas con Teo Cardalda, con quien formó Golpes Bajos. Con este grupo llevó el pop español a unas cotas de elegancia que apenas si se vislumbró en la música de la primera mitad de la década de los ochenta en España.

No duraron mucho Golpes Bajos. Un maxisingle con ‘Fiesta de los maniquíes’ como tema estrella, el elepé A Santa Compaña y el mini LP Devocionario en 1985 fueron suficientes trabajos como para auparles como grupo mítico. Tras la disolución de Golpes Bajos comenzó una carrera en solitario en la que publicó El Ladrón de Bagdad y Flechas negras, dos álbumes imprescindibles en la música española de la segunda mitad de los ochenta, y volvería en 1996 con el preciosísimo Carabás.

En 1998 se reunieron fugazmente Golpes Bajos con el disco Vivo, con temas nuevos y recreaciones de temas antiguos, pero aquello no tuvo continuidad. Germán Coppini grabó en 2005 un disco con Anónimos y se enroló con Alex Brujas (Stereoskop) en el proyecto Lemuripop, dejando dos discos Primo Tempo (2008) y Todas las pérdidas crean nudos (2012). Descanse en paz.

Vía | Facebook de Miguel Costas

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
trackback
2 months ago

[…] Germán Coppini: te fuiste el día de Nochebuena, sin avisar, no pudimos despedirnos de ti, quizás era la única […]