Simeon Coxe, inventor y músico detrás de Silver Apples, murió el martes 8 de septiembre con 82 años. 2020 no deja de darnos malas noticias (ahí queda lo de Florian Kraftwerk) de aquellos pioneros que hicieron de la Electrónica el campo total de experimentación para la música de los siguiene

A finales de la década de los 60, cuando el hippismo, el rock psicodélico y lo alucinógeno dominaba el mundo, Simeon Coxe decidió dejar la Overland Stage Electric Band para formar un dúo llamado Silver Apples. Le acompañaba el batería Danny Taylor y de un invento propio llamado Simeon: un instrumento nuevo que tenía 16 osciladores, pedales, interruptores de telégrafo, wah-wah, Echoplexes y más cosas. Con esa formación lanzaron su debut homónimo en 1968, una extrañísima (para aquel momento) unión de rock, psicodelia y sonidos que parecían venidos de la ciencia ficción.

Rápidamente lograron llamar la atención por su propuesta totalmente diferenciada… pero en 1969 pusieron en la portada de su disco Contac un avión de Pan Am Airlines. La compañía les demandó, el disco fue retirado de las tiendas, el sello que lo publicaba quebró y Silver Apples se fueron al garete.

Fue un veto de facto: cada vez que subían al escenario la policía acudía a confiscar los equipos. Silver Apples no podían tocar para ganarse la vida, de modo que, convertidos en parias, se separaron.

Simeon Coxe se convirtió entonces en reportero y productor televisivo y, en 1996, volvió al frente de Silver Apples, esta vez con Xian Hawkins acompañándole, en dos discos más: Beacon (1997) y Decatur (1998). La formación original tocó en directo en 1998 y también grabó un último disco, The Garden. Pero en 2005 murió Danny Taylor y el último disco de Simeon Coxe con Silver Apples, Clinging to a Dream, ya fue obra exclusiva suya.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments