My Morning Jacket — Evil Urges

Pues sí, es un horror. Seguramente para quienes descubrieran a My Morning Jacket con Z, Evil Urges no deja de ser un pequeño bajón (o, incluso, un mejor disco de estudio), pero para el resto, para quienes, por ejemplo, estamos enamorados de The Tennesse Fire, este nuevo disco de la banda de Jim James es una puñalada trapera, un gesto de enemigo ejecutado por el amigo en el que siempre confiamos.

Seamos serios: alguien en el grupo ha tomado algún tipo de droga mal cortada. O se ha empachado con los discos incorrectos. o ha perdido el rumbo. O necesitaba sacar un Metal Machine Music, un disco suicida, pero sin necesidad de llenarlo todo de ruido (total, eso ya lo hizo Lou Reed). Sea como sea, el caso es que alguien ha perdido el norte. Y el sur. La brújula en general.

Hay poco, muy poco de los antiguos My Morning Jacket en Evil Urges. Nada del misterio inicial y casi nada del grupo de rock intenso y polvoriento que un día fueron. Por supuesto, de aquellas baladas que parecían tocadas en mitad del desierto no queda ni el recuerdo. Y de esos ecos a Galaxie 500 que dejaban sus canciones, por carácter más que por sonido, ya no hay ni marcas.

Pero lo peor es que eso no significa que la nueva banda que acaba de salir de su cascarón traiga consigo algo interesante. Qué va. Evil Urges es un disco peñazo, pomposo, superhinchado, fatalmente arreglado y con algunas composiciones que dan risa. Lo de Evil Urges es de risa, pero lo de Highly Suspicious da pena. O grima. O ganas de llorar desconsoladamente. Incluso todo lo anterior.

My Morning Jacket siguen estando llenos de instrumentistas talentosos, pero han errado el tiro. Quienes acusaban a los Flaming Lips de haber elegido mal el paso que dieron al acercarse al rock 70´s con In War With The Mystics, ahora tienen la oportunidad de pensarlo mejor, porque My Morning Jacket han decidido emprender un camino similar y salen muchísimo peor parados. Ni punto de comparación: al lado de Evil Urges, lo último de Flaming Lips parece el Pet Sounds (poned aquí uno de vuestros discos preferidos).

Lo oigo y no me lo creo. No quiero hacerlo: ¿en serio estos que firman como My Morning Jacket son el mismo grupo que tantas veces me ha emocionado? ¿Seguro que no son un grupejo malo (de estos rockeros que se presentan a Eurovisión por países escandinavos) que los tienen secuestrados y han sacado el disco a su nombre?

3/10

Cargado con sintetizadores horribles, sobreproducido, difuso y obra de una banda que no sabe bien qué camino seguir, Evil Urges no es el disco experimental de los de Kentucky, sino el malo. Con toda las letras: muy chungo. Ni siquiera los mejores momentos, por muy intensos que sean, (Thank You Too o Sec Walkin, por ejemplo) logran levantar la pésima sensación del conjunto.

En fin: todos tenemos derecho a equivocarnos. Eso es lo que quiero creer.