Anuncios

Myrkur — M

Yo no sigo todas esas reglas que se han puesto sobre el black metal por unos putos motivos que no entiendo. En cierto punto, parecía que esto es algo que realmente podía hacer. Siento que he inventado algo para mí misma, algo que disfruto al máximo de todos los estilos de música que toco (Amalie Bruun).

Es imposible no estar al corriente del mundillo del black metal actualmente y no conocer de la existencia y el impacto producido por la danesa Amalie Bruun, artista enrolada en bandas de indie y dream pop como Ex Cops o Minks aunque más conocida por tocar bajo el pseudónimo de Myrkur. Ya consiguió montar un gran revuelo alrededor de su proyecto blacker el año pasado con la publicación de un EP homónimo (Relapse, 2014) que todavía sorprende a muchos el éxito que ha obtenido con tan poca sustancia pero que para su sello está siendo una mina y que no se cansan de promocionar.

No obstante, no dejaba de ser una corta primera toma de contacto, faltaba ver como Myrkur iba a evolucionar y a crecer cuando sacara su primer álbum en largo. No hemos tenido que esperar demasiado para ello y ya tenemos para escuchar M (Relapse, 2015), un disco donde Brunn decide salirse de las cuatro esquinas del black metal para coquetear con otros sonidos más etéreos y delicados, cercanos al folk escandinavo e incluso algo de dream pop. Es decir, este no es un disco puramente de género sino que aglutina todos esos sonidos que apasionan e inspiran a Brunn.

Myrkur, un hype cada vez menos entendible

Aunque se agradece este intento por salirse del sota, caballo y rey de un estilo donde los resultados más estimulantes han salido de grupos dispuestos a romper barreras estilísticas, no creo que el disco de Myrkur se pueda incluir en tal selecta lista. Como digo, Brunn aglutina todos esos sonidos que le gustan, pero no los hila, no consigue una buena interacción entre los mismos para poder fascinarnos realmente. En cierto modo, sus canciones muchas veces parecen retazos de ideas pegados con la esperanza de formar un todo consistente y convincente, pero nada más lejos observando el resultado de ‘Skøgen skulle dø’, ‘Skaði’ o ‘Hævnen’.

Myrkur aglutina todos esos sonidos que le gustan, pero no los hila, no consigue una buena interacción entre los mismos

Voy a más, diría que los momentos más interesantes del disco provienen cuando Brunn deja descansar a su banda y se lanza a firmar momentos más delicados y reposados, de los de tocar la patata como en la pieza de piano ‘Norn’, ‘Nordlys’ o ‘Byssan lull’. Sería razonable pensar que menudo timo de disco de black metal donde los mejores momentos no suenan a black metal en absoluto, pero yo prefiero centrarme en el resultado y no en como me lo venden. Por desgracia, estos momentos delicados no dejan de ser breves y fugazes y junto con un cancionero bastante pobre y sin mucho gancho, donde las canciones van pasando sin pena ni gloria por nuestros tímpanos, se da forma a un conjunto desdibujado y muy poco contundente.

https://bandcamp.com/EmbeddedPlayer/album=1765567877/size=large/bgcol=ffffff/linkcol=333333/tracklist=false/artwork=small/track=1880840329/transparent=true/

4.4/10

Por muchas vueltas que le dé, por muchos enfoques que le intente buscar al prisma para comprenderlo mejor, sigo sin encontrar nada fascinante e impresionante en este álbum. Nada hay en M que justifique todo este ruido generado alrededor de Myrkur, si acaso hace más inexplicable este fenómeno por un proyecto de una artista que no ha salido de la nada pero casi y que ha conseguido hacerse un hueco hasta en la prensa no especializada en el género. Si fuera perverso pensaría que se magnifica su impacto sólo por ser una mujer tocando black metal, aunque prefiero pensar que no es por eso. Y si es así, en este género hay proyectos liderados por féminas más interesantes y que no reciben ni una cuarta parte de la atención que recibe esta música danesa.

Anuncios