A tanto ha llegado el impacto del Black Metal en los medios no especializados gracias a la labor de bandas puntuales como Wolves in the Throne Room o Deafheaven que el género ha conseguido tener hypes inexplicables como de los que abundan en muchos otros géneros. Un nombre que ha ido haciendo mucho ruido incluso fuera del que es considerado su círculo de acción ha sido Myrkur, proyecto formado por una mujer danesa que se ha terminado convirtiendo en el eje de la conversación de muchos impresionados por el impacto que está logrando.

Y todo ello con la reciente publicación de su primer trabajo, un EP homónimo de siete cortes de alrededor de veinticinco minutos de duración. No ha necesitado mucho más para conseguir la atención y múltiples miradas alrededor de su persona y su proyecto, siguiendo las directrices de grabación rudimentarias y de pocos recursos como otros insignes proyectos de un solo miembro como Burzum o su paisano de Paysage D’Hiver, aunque afirma que su estilo se acerca más al de Darkthrone y los primeros y etéreos Ulver.

Myrkur, mucho ruido para lo poco bueno que ofrece

A partir de esas referencias va formando lo que ella misma denomina su propia y única perspectiva en un género que bien puede aferrarse al inmovilismo como respeto a sus raíces y a los círculos trves como también puede convertirse en un elemento más en un rico y complejo puzzle de estilos que ayuda a propulsar el Metal Extremo como uno de los géneros que mejor evoluciona en la actualidad. Bueno, pues por muy particular y única que se vea, la verdad es que no termino de ver tanta originalidad y diferencia en su propuesta. Algo de toque ambiental y voces femeninas, pero nada especial.

Sin un sonido original que la diferencie del resto y un cancionero con algún destello pero lejos de ser sólido, resulta confusa la repercusión adquirida por Myrkur este año

Pero no pasa nada, porque se puede tener un sonido claramente fundamentado y muy dependiente de sus influencias y, sin embargo, conseguir un trabajo sólido y contundente que satisfaga unos cuantos paladares. Ahí están Darkspace, que con su cuarto trabajo se han mantenido férreamente fieles a un estilo que llevan practicando más de una década y les ha salido un disco que es canelita. No obstante, no es el caso de Myrkur.

Entonces, si está chica no ofrece algo original y tampoco resulta contundente, cómo es que ha obtenido tanto éxito. Ya me gustaría saberlo a mí, porque de momento poco encuentro en Myrkur (2014, Relapse Records) ese algo que le ha permitido tanta repercusión en tan poco tiempo y tanto movimiento por parte de su sello. Sí que se aprecia un destello que resulta notable y llamativo en el tema ‘Nattens Barn’, aplicando muy bien el sota, caballo y rey de su género y dejando una segunda mitad poderosa y digna del recuerdo. Este tema por sí solo nos hace tener muy en cuenta a Myrkur de cara al futuro.

5.5/10

No obstante, lo intrigante se termina ahí, ya que el resto del cancionero resulta poco interesante en comparación. Algún par de interludios con muy poco que aportar y canciones que no pasan de normalitas. Claramente tiene mucho camino por recorrer, y algún día podría llegar a estar a la altura de lo que muchos exclaman, pero de momento no se le puede dar más categoría de la que se ha ganado mediante un primer EP aceptable, pero lejos de ser espectacular.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments