N.E.R.D. — Nothing: el funk de los setenta vuelve como nunca

N.E.R.D. tan sólo han necesitado dos años desde que sacaron su anterior trabajo para componer y grabar los temas de su nuevo álbum. Nothing, un título que quizá busca hacer una declaración de intenciones en cuanto a su ausencia de pretensiones y a no tomarse demasiado en serio a sí mismos, es su cuarto disco de estudio desde que debutaron en 2001 con In Search Of…

El trío, compuesto a su vez por el dúo de The Neptunes — Pharrell Williams y Chad Hugo — y Shay Hayley no han tenido la misma buena mano que la pareja de productores a la hora de trabajar para terceros que cuando toca crear los temas para sus propios discos, pero quizá la racha más bien discreta de su andadura pueda romperse con Nothing. Al menos, el disco tiene los elementos necesarios para asomar la cabeza entre la multitud.

Funk setentero actualizado

Si hay una base perceptible a lo largo del tracklist de Nothing es la tremenda influencia que ha tenido el sonido de la música negra de los años setenta, especialmente el funk, que han convertido en piedra angular de practicamente todos los cortes del disco. Como pareja de andadura, el funk se fusiona a ratos con un pop tremendamente digerible, con un soul psicodélico en ocasiones puntuales y con el R&B más propio de los años noventa.

Y si hay una lírica que apareje con el funk como la Nutella con los crêpes es la sexual, en todas sus variantes, tanto si se pretende llevar al partenaire a la cama como si le estamos escupiendo las tripas en la cara. A lo largo de Nothing podemos encontrar hitos fácilmente aplicables a cualquier noche de suerte como banda sonora de fondo, como ‘Hypnotize U‘. Fantástica con ese falsete de Pharrell que derrama sensualidad por los poros, ha sido elegida como tercer single del disco.

http://www.youtube.com/v/urRn3AbfIuQ?fs=1&hl=es_ES

Si hay algo que destaca favorablemente en Nothing es la continuidad del sonido, la suavidad de las transiciones, ligerísimas y siempre coherentes con lo que pretenden contar y resaltar, pero sin caer en la monotonía o en un sincronismo excesivo que termine convirtiendo cada canción en un soniquete sin sentido que recuerda inevitablemente a su predecesora y anuncia sin remisión a la que le sucederá.

La fusión sobre el funk es algo que practican a conciencia y con resultados más o menos atractivos, pero siempre correctos, respetuosos con el sonido y sin desviarse ni un instante de la premisa inicial del disco. Quizá el punto menos positivo — porque no llegan a lo negativo en ningún caso — es el cierre que hacen con ‘Hot-n-Fun‘, su colaboración con Nelly Furtado, con poca variación melódica y donde la intervención de Pharrell no es la más brillante de todo el álbum. Y a la Furtado, no nos engañemos, no le sobra sangre en las venas, así que el resultado, donde podrían haber tenido una traca de fin de fiesta cojonuda, se queda en un cierre discreto que chirría comparado con casi cualquier tema del tracklist que lo precediera.

http://www.youtube.com/v/F6ZfA5QZDHY?fs=1&hl=es_ES

Pese al regustillo agridulce del final, Nothing es un trabajo fantástico, con un revival funk perfectamente conjuntado con ligeras pinceladas de otros estilos donde N.E.R.D. se desenvuelven con soltura y donde la producción de The Neptunes y de Daft Punk — quién lo diría — resulta mucho más acertada de lo que podría esperarse en un primer momento y viendo los antecedentes de la banda. Es difícil apostar por un registro y mantenerse en él sin terminar resultando monótono, y cuando se consigue, como en Nothing, el disfrute está asegurado.

Anuncios