Nacho Umbert & La Compañía — No os creáis ni la mitad: segundas partes sí fueron buenas

No creía Nacho Umbert que algunos nos acordáramos de él después de quince años ausente discográficamente hablando, el tiempo que había pasado desde la disolución de Paperhouse, cuyo epitafio lo firmaron con Adiós (Acuarela, 1995). El año pasado rompió el anonimato en el que vivía publicando Ay…, una sobresaliente colección de canciones acreditadas con su propio nombre y la apostilla de La Compañía, que no es más que Raül Fernández Refree, su productor y arreglista, y unos pocos músicos de conservatorio.

No os creáis ni la mitad, una versión corregida y aumentada de Ay…

Si aquel fue para mí el disco nacional del año, No os creáis ni la mitad, a día de hoy ya está colocado en el puesto nº 1 de mi particular ranking. El tándem Umbert-Refree sigue funcionando a la perfección y da la impresión que esta nueva entrega es una versión corregida y aumentada de aquélla.

Aunque no son dos discos que hubieran podido ser publicados como uno doble, a diferencia de Ay…, donde lo que prima es la canción esquemática, construida a base de voz y guitarra española, con muy pocos aditamentos para no sobrecargar ni perturbar su espíritu original, en No os creáis ni la mitad Nacho Umbert ha dejado hacer a Refree, quien ha tenido a disposición un material virgen, el soñado por cualquier arreglista.

https://www.youtube.com/embed/aCQUtTQgG6U

El nuevo álbum, lástima que no tenga por ahora edición en vinilo porque el arte gráfico, radicalmente distinto al debut pero igualmente precioso, lo merecería, tiene también diez temas, en los que el catalán ya no aparece representado con palabras o frases.

No es que Nacho Umbert se haya pasado a su idioma materno, en concreto más del 80% del álbum lo forman canciones en castellano, pero ha tenido la valentía de elegir como single un tema en catalán: ‘El mort i el degollat’, cuyo vídeo realizado a base de collages, como la portada y el libreto, es genial.

Esta canción se basa en el refrán valenciano “Li diu el mort al degollat, qui t’ha fet eixe forat” y como el propio artista nos comentó era imposible pasarla al castellano pues perdería toda su gracia y sentido. La historia tiene su gracia y encaja perfectamente con ese realismo mágico, ese costumbrismo y esos personajes totalmente reales que nos fotografía Umbert.

Sin duda este corte es uno de los hallazgos de un trabajo en el que también nos encontramos con ‘El Sr. Esteve’, la historia contada y cantada en catalán y castellano de un señor burgués al que su familia intenta acelerar el reparto de la herencia. No obstante, encajaría perfectamente en cualquier pueblo o ciudad del estado español. En el tema descubrimos por sorpresa la voz de Alicia Álvarez (Pauline en la Playa), que luego volveremos a escuchar junto a su hermana Mar haciendo coros en ‘La moral distraída’.

Uno de los mejores cancioneros estatales en lo que va del siglo 21

En todo el conjunto encontramos una riqueza de detalles instrumentales ideados y elaborados por Raül Refree que requieren un montón de escuchas, y quizás un esfuerzo del oyente, porque lo que contiene No os creáis ni la mitad es uno de los mejores cancioneros estatales en lo que va del siglo 21.

Nacho Umbert, un gran contador de historias

Uno de los puntos fuertes de Nacho Umbert ha sido y es el crear historias que te atrapan a la primera. Nadie como él puede escribir una letra como el del tema que da título al álbum, ‘No os creáis ni la mitad’, en el que enlaza la historia de ‘Confidencias en el palomar’:

Tengo unos cuentos castigados en un desván. Los tengo prisioneros, y no hay más que hablar. Unos cuantos ya volaron, no son de fiar. Se han propuesto hechizar a toda la humanidad. Si un buen día os lo cruzáis, no os dejéis engatusar.

https://www.youtube.com/embed/Evf1yUjj7GY

Y ese es solo un ejemplo porque de No os creáis ni la mitad se pueden extraer frases geniales. Umbert es capaz de combinar en un álbum a putas, o señoritas como él las llama, puteros, un superhéroe, pensiones, digamos, curiosas, una cajera del Hipercor y mentar el CCCB o una boda en Benidorm.

9.5/10

Se trata pues de una nueva entrega que no hace bueno el refrán de que las segundas parte nunca fueron buenas, porque aquí si que lo es. Diez canciones que se sostendrían por sí solas con voz y guitarra pero que Refree las ha convertido en mágicas. Escuchar ‘Una chica espectacular’ y ese dominio léxico con el que Nacho Umbert nos asombra, esa miniatura fantástica que es la historia del ‘Superhéroe’ que perdió el manual o la fiesta de fin de año retratada en la delicadísima ‘Nuestra especialidad’.

Anuncios