Nacho Vegas se alía con Refree, Fernando Alfaro y I’m Artist y crean Marxophone

La rumorología siempre ha ido por delante de la verdad y en el caso del affaire de Nacho Vegas con Limbostarr se ha confirmado. El gijonés deja por fin el sello madrileño con el que empezó en 2001 su aventura en solitario publicando con su propio nombre Actos Inexplicables.

Según una entrada en el blog de Nacho Vegas éste ha creado Marxophone para el que ha creado un manifiesto que luego reproduciremos. Pero el cantante no navega sólo en esta romántica aventura discográfica, se ha aliado con Refree, Fernando Alforo y la agencia de contratación y management, I’m Artist.

Lo primero que veremos en el mercado es el nuevo disco de Refree, Matilda, el 15 de noviembre. Y lo que todos estaís esperando leer, el nuevo álbum de Nacho Vegas con Marxophone, cuyo título provisional es Reavivación de las hostilidades, el nombre lo dice todo, parece que estará listo en enero de 2011 en formato físico, descarga digital en iTunes y en Spotify.

Aquí tenéis el manifiesto Marxophone, un colectivo cuya denominación sale de Parlophone (sello de The Beatles) y el nombre del filósofo Marx, que aclara todo el proceso y genera un montón de interrogantes:

España jamás ha adoptado la moderna moda francesa consistente
 en comenzar y realizar una revolución en tres días”

Carlos Marx (“New York Daily Tribune”, 9 de septiembre de 1854)

Tiene gracia. Aunque sabíamos que todo esto, o al menos algo parecido, iba a ocurrir, no habíamos sido capaces de convertirlo en algo concreto. Sin embargo, la realidad, tozuda como siempre, nos ha ido empujando y uniendo a distintos músicos en una idea parecida, en principio abstracta, muy vaga, sin nombre. Sin que apenas nos diéramos cuenta. Lentamente. Sin una intención predeterminada. Pero ha ocurrido. Estamos aquí. Hemos llegado. Por fin.

Hagamos historia. Desde hace años, cada vez se nos hacía más complicado perder tiempo y energías en discusiones, dudas y esperas. Innecesarias, agotadoras y casi siempre relacionadas con eso de fabricar discos. No era un problema con los sellos discográficos en general ni con las personas que se encargan de ellos, todas maravillosas, sino con la idea de sello en sí misma. Con su concepto. ¿Está agotado? Sinceramente, ¿es imprescindible tener un sello a estas alturas? ¿Son una ayuda o se han convertido en un obstáculo?

Así que, entre cerveza y cerveza, aquella noche en Barcelona, empezamos a hablar de autoeditarnos, de arriesgar, de volver a un momento fundacional, primitivo y atrayente. Autoeditarnos. Sonaba bien. Tomar decisiones. No esperar. Que las canciones fueran nuestras y de nadie más. No entrar en aburridas espirales sin salida, no esperar a unos royalties que en realidad nunca han existido ni existirán, sino tomar las riendas de nuestra propia obra. Preparar las canciones y grabar un disco sin mirar el calendario. Trabajar. Autoeditarse. Sonaba bien. No, no traigas cerveza, mejor trae ya el vino.

Pero, claro, había un problema, formulado siempre en forma de tópico: “los artistas no saben controlar sus negocios”. Bueno, ¡algunos sí! Y no es el lugar de explicar quiénes. Pero era cierto. No tenemos demasiado tiempo para encargarnos de la logística necesaria para editar un disco y para que la gente sepa al menos que lo hemos editado. La fabricación. La promoción. Eso asusta, y no tiene nada que ver con nuestro trabajo. Pero podían hacerlo los de I’m An Artist, que han participado en muchas de esas neblinosas conversaciones de bar sobre lo divino y lo humano, sobre la edición y la autoedición, sobre si la industria musical tiene algún futuro o debe reinventarse desde la base. Y están con nosotros y tienen ganas de lanzarse.

Hecho. Aquí estamos, en plena revolución, o simplemente en una modesta reforma (la discusión entre revolucionarios y reformistas también es eterna y apasionante y da mucho juego), preparados para experimentar y pensar en reinventar el negocio. Decidido. Como el nombre, y mira que ha costado encontrar un nombre. Este colectivo se va a llamar Marxophone, algo entre Parlophone y la revolución. Marxophone.

Hecho. Nos vamos a autoeditar. Y nos gusta. Y empezamos ya, el 15 de noviembre, con “Matilda”, el nuevo disco de Refree.

Que no nos pase nada.
 Gracias a todos.

El jueves 11 de noviembre en la Sala Ramdall Fernando Alfaro presenta el proyecto con un concierto especial. Allí estaremos para contároslo. Seguiremos informando.

Vía | Blog de Nacho Vegas

Anuncios