Anuncios

Ne Obliviscaris — Citadel

Hace dos años que Ne Obliviscaris se destaparon como grupo revelación dentro del metal extremo de marcado carácter progresivo mediante un impresionante álbum de debut. Con Portal of I (Code666, 2012) los australianos se marcaron todo un espectacular trabajo donde las dos mitades de su música se iban alternando y fortaleciéndose mutuamente, pasando con maestría de un metal a veces Black a veces Death hacia un preciosista y barroco rock progresivo.

Con un álbum así de fresco y con algo de vanguardia consiguieron una nada desdeñable repercusión dentro de los círculos metaleros y progresivos, quizá más de los segundos que de los primeros. Tal ha sido esta revelación que unos cazadores de talentos como Season of Mist no se han podido resistir para ficharlos y ayudarles a alcanzar mayor distribución de cara a su nuevo trabajo, donde el grupo da nuevamente la talla para demostrar que lo suyo no ha sido un acierto puntual, sino que son un auténtica realidad dentro del Metal.

Ne Obliviscaris consolidando y avanzando

https://www.youtube.com/watch?v=5z9PKxt_9k4

En Citadel (Season of Mist, 2014) se ven unas claras intenciones de consolidar los elementos que conformaron un particular y soberbio sonido en su anterior álbum, pero esta vez alcanzando más fluidez en los cambios de ritmo entre melodía y brutalidad, muchas veces alcanzando puntos intermedios entre ambos mundos la mar de interesantes y ricos. Podemos decir que hay mucho de consolidación y también de paso hacia adelante en la evolución de este grupo.

En Citadel consolidan varios aspectos de su álbum debut y desarrollan más fluidez en las transiciones de melodía a brutalidad

El grupo vuelve a recurrir a piezas de extenso minutaje en un disco compuesto conceptualmente por tres canciones, aunque la primera se encuentra dividida en tres partes y la última en dos. Aunque dicha división resulta extremadamente desigual que provoca que nuestra atención se vaya principalmente a las partes de mayor duración y los más “cortos” (tres o dos minutos), pero eso también puede ser debido a que son los momentos más intensos y sobresalientes del conjunto. Sin duda, creo que tanto ‘Painters of the Tempest (Part II): Triptych Lux’ como ‘Devour Me, Colossus (Part I): Blackholes’ resultan lo más destacado de un álbum muy sólido aunque en apariencia parezca desequlibrado. No obstante, tampoco conviene olvidarse de una perla como ‘Pyrrhic’.

https://www.youtube.com/watch?v=btXrf3YEyf0

Otro de los aspectos más notables del sonido de Citadel, aparte de la mejora del estilo, fórmula o como queráis llamarlo, está en la producción, que pule asperezas de su predecesor y resalta numerosas de sus virtudes. Los instrumentos poseen un sonido pulcro y cristalino que nos hace apreciarlos y disfrutarlos mucho mejor, destacando el sublime sonido del bajo que es pura ambrosía en algunos tramos. Sin embargo, aquí resaltan todos por igual, desde las voces hasta las guitarras, pasando por la batería y el violín, este último uno de los sellos de identidad del grupo.

8.1/10

No me cabe duda de que Ne Obliviscaris han colmado las expectativas de los que esperábamos que siguieran haciendo muy bien las cosas, reafirmándose como uno de los grupos más interesantes del metal progresivo más extremo junto a gente como In Vain, Obsidian Kingdom o Nero Di Marte. Este Citadel debería recoger la misma cantidad de elogios que su predecesor, sino unos cuantos más dadas las varias mejoras que ha presentado, y aún así se quedarían cortos porque estamos ante un grupo marcando un camino de esperanza y brillante para el género, y aún está por ver dónde estará su techo.

Anuncios