Necro Deathmort — EP2

Creo que actualmente es menos inusual encontrar gente que escucha un amplio rango de música, lo cual explica porque alguna gente escucha nuestra música a pesar del hecho de no ser demasiado ‘trOO’ (Matthew Rozeik).

Imparables en su deseo por querer seguir produciendo música sin control ni pausa, los ingleses Necro Deathmort se están marcando un 2014 para el recuerdo de todos sus aficionados. Afortunadamente su alta actividad no les lleva a un indeseable extremo como en los casos de Omar Rodriguez-Lopez o Buckethead, sino que concentran mejor su creatividad para ofrecer gratificantes resultados sin la necesidad de estancarse en un mismo sonido.

Este mismo año les hemos visto jugar y amagar con el Techno Industrial es un disco rumboso a la par que sabroso, Martian Cartography (2014, autoeditado), y entregarnos un aceptable recopilatorio de rarezas en Volume 1 (2014, Distraction Records) para terminar de comprender de dónde proceden y hacia dónde se dirigen. Gracias a él podemos terminar de apreciar todo lo que el dúo nos depara en esta nueva entrega.

Necro Deathmort, imparables e incansables

Como parte de una trilogía de EPs iniciada el año pasado, este EP2 (2014, Distraction Records) profundiza más en la cara más oscura del grupo, realizando una progresión poderosa al mismo tiempo que interesante. En varios momentos del disco sí que transmiten mucha sensación de progresión con respecto al primer EP, pero también late mucho del espíritu y sonido de The Colonial Script (2012, Distraction Records).

EP2 profundiza más en la cara más oscura del grupo, realizando una progresión poderosa e interesante

Y si no me creéis, ellos mismos lo mostraron antes en ‘Bleeding’ haciendo gala de fiereza y monstruosidad mediante unas guitarras pesadas y desgarradoras. Sin embargo, no es el único estilo en el que Necro Deathmort se mueven en este EP, ya que en el corte inicial ‘Sundive’ se marcan un oscuro y tenebroso tema que consigue meterte el ritmo en el cuerpo. Perfecto para una rave de cementerio.

El volantazo no tarda y en el siguiente corte, ‘Mirus’, van realizando una lenta y deslumbrante progresión que parte desde el minimalismo para dar lugar a unas guitarras que absorben todo para dejarnos con los ojos como platos. ‘Channel Fever’ nos bombardea mediante bases industriales y machaconas mientras la atmósfera se recrudece y se retuerce en un asombroso ejercicio de compenetración entre los componentes del dúo.

7.9/10

Por otro lado, ‘Deadlight’ invoca un sonido más sinfónico y ambiental con muchas reminiscencias al primer EP, mientras que ‘Aer’ busca un estilo más retumbante, profundo y terrorífico para despedirnos de este trabajo con algo de miedo en el cuerpo. Con este arsenal los ingleses nos vuelven a dejar impresionados a base de un álbum mejor que su predecesor y nos dejan con ganas de ver el final de esta trilogía. Son imparables e incansables, pero mientras sigan rindiendo tan bien nosotros estaremos más que encantados.

Anuncios