Anuncios

Neuman en concierto en Santiago (Sala Capitol, 08/01/2014)

Lo cierto es que yo tenía ganas. Ni siquiera el hecho de que If no me haya gustado demasiado fue enfriando la curiosidad que sentía por ver, al fin, a los murcianos en directo por primera vez. Me olía que lo frío que me había dejado su versión en estudio, en el disco con el cual debutan con Lp para Subterfuge, sería una sensación muy diferente a la que los de Paco Román transmiten cuando llevan su propuesta al escenario.

La primera impresión no fue del todo buena. Sala grande customizada para la ocasión para aminorar aforo y que para que los (creía en ese momento) cuatro gatos que íbamos a ir no tuviésemos la sensación de vagar por el desierto en solitario. Finalmente no fue así, y si bien quizás la Sala Capitol se quede un poco grande todavía para las aspiraciones de una banda que, eso sí, ha ido creciendo más en estos dos años últimos que en los doce previos, al menos en cuanto a fans se refiere, el número de personas que se acercaron fue bastante considerable.

Neuman3

Por no seguir vistiendo la introducción, dejemos claro desde un inicio que, efectivamente, los Neuman del directo son varios peldaños superiores a los Neuman del estudio. Al menos, en lo que a If se refiere. Su última entrega centró ampliamente el setlist, e incluso canciones algo menores en el disco, como se preveía, cobraban un aspecto distinto y la mar de favorecedor.

No se guardaron muchos cartuchos para el final. No tardaron en aparecer canciones reconocibles del último álbum, y singles como ‘Turn it’ o ‘Oh No’ sonaron entre las cuatro primeras. Ideales para que la mayoría de la audiencia se enganchase a un recital que, si me preguntáis a mí, lució mucho más en los cortes más tortuosos y trabajados, como ‘Too Pretty’, que fue de los mejores momentos de la noche, de la mano de ‘Kids’, de los ejemplos más claros en los que el concierto se merienda al disco. Desproveerse de adornos para, al final, dejarlo en una propuesta más directa e impactante.

El concierto se fue hasta las casi dos horas. Ni más ni menos, aunque en parte por algún problema técnico con las guitarras de Paco. Las tres cuartas partes de inicio, de lo más recomendables. Dignas de decirle al colega que vive en la ciudad a la que irán dentro de un par de semanas “oye, tienes que ir”. Mención especial para el buque insignia de la casa, una ‘Bye Fear/Hi Love’ en la que no apareció por arte de magia Ken Stringfellow, pero casi ni hacía falta.

Neuman2

El cuarto restante es el bis. Si bien los bises son reprobables casi por definición, una audiencia que tiene más que superada la treintena de edad media (conviene recordar que nos quedamos sin relevo generacional en esto de la asistencia a determinados conciertos), y que está viviendo un concierto con cierto aire de intimidad, no quiere pasarse cinco minutos dando palmas cuando sabe que el grupo va a salir. ¿Resultado?. Casi nadie te pide que salgas, pero tú sales igual.

Además, los temas elegidos no fueron especialmente brillantes, salvo una ‘Battle Starship’ que selló la noche de forma fantástica. Antes, conviene aclarar que ‘Tell You’ da la misma vergüencita ajena que en el disco… uooooo, y que estrenar single en el que te cascas casi un cuarto de hora de distorsión sin demasiado sentido, hace enfriar unos ánimos que, hasta ese momento, te habías conseguido ganar.

El resumen, salvo el par de peros finales, es que dejarte unos eurillos en la entrada vale la pena. Neuman están gozando, a los pocos, de un reconocimiento que han venido mereciendo desde bastante antes de este último bienio.

Anuncios