Muchos músicos sueñan con el éxito, no hay nada malo en admitirlo. Triunfar entre el público, ganar dinero, ser relevantes, conseguir que su nombre sea recordado… Aspiraciones, en fin, perfectamente comprensibles. No obstante, dicho camino no es el que todos los artistas persiguen con su obra, y si no que se lo digan a Jeff Mangum, un personaje singular donde los haya.

Que el segundo álbum de tu grupo consiga arrasar entre la crítica, logre unos niveles de ventas mínimamente decentes y te permita iniciar una gira de conciertos que te lleve a telonear a los mismísimos R.E.M. debería ser una buena noticia, ¿verdad? Pues no para Mangum, quien justo después de alcanzar una de las grandes cotas artísticas de los años 90, decidió poner fin a Neutral Milk Hotel sin dar más explicaciones.

Dicho disco pronto rompió la barrera del tiempo y el espacio para situarse entre los grandes trabajos de culto que no deben faltar en cualquier colección, aclamado por los más fervientes hipsters y por Paris Hilton a partes iguales. Es cierto que el misterio detrás de tan extraña ruptura ayudó a aumentar su imagen de icono cultural, pero eso no resta ni un ápice de calidad a un trabajo de la talla de In The Aeroplane Over The Sea.

Su lanzamiento se produjo en febrero de 1998, y tras unos meses de desencanto con la fama y de ataques de nervios ante la dificultad de adecuarse a su condición de estrella emergente, el cantante y líder de la banda prefirió poner fin a todo en lugar de optar por aprovechar ese momento en que todas las miradas se empiezan a posar en ti, ese estado que tantos sueñan con alcanzar y al que tan pocos consiguen llegar.

Los años han pasado y, aparentemente, Mangum ha superado su miedo a la exposición pública, gracias a lo cual vamos a poder disfrutar nuevamente de este mítico proyecto con toda su formación original en vivo y a escala mundial. Como no podía ser de otro modo, este regreso recibió todos los focos en el momento de su anuncio, pero por el momento parece que eso no les ha amedrentado.

La propuesta de la banda de Athens destila intimidad lo-fi en formato disco, especialmente en ese segundo y último álbum cuya alargadísima sombra llega a ocultar casi por completo a un debut, On Avery Island, muy digno de ser rescatado entre el ruido mediático. Canciones de indefinible encanto pop en las que se entremezclan melancólicos instrumentos de viento, folk pasado de saturación e incomprensibles letras que nos hablan de inmensidad, de desencanto y de Ana Frank.

Su música es más de sala reducida y de escuchar con recogimiento, pero también tiene la garra necesaria como para no quedar empequeñecida en las grandes plazas que han elegido para actuar durante estos meses. No sabemos si esta segunda venida es ya definitiva o si al bueno de Mangum le volverá a dar otra pájara y decidirá dejarlo todo cuando menos lo esperemos, así que más vale aprovechar las oportunidades que se presentan ante nosotros.

Si tienes abono para el Primavera Sound 2014 y no has marcado a Neutral Milk Hotel entre los conciertos obligatorios del festival, estás cometiendo un error. Por suerte, aún estás a tiempo de subsanarlo: coge la agenda y anota bien claro en el jueves 29 a las 21.40 que estarás en el escenario ATP viéndolos en directo. Hecho eso, podremos seguir siendo amigos.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments