Nick Cave de vez en cuando deja unas cuantas perlitas chulas en su página Red Hand Files, donde responde regularmente a preguntas de los fans. A veces salen preguntas con nada que ver entre ellas, pero Cave es tan genio que las liga con maestría. Y así lo hizo cuando le preguntan si sentía miedo de perder fans con el nuevo sonido mostrado en Ghosteen, su último álbum, y si le gusta Kanye West.

El músico responde a la primera pregunta hablando de cómo es importante para los artistas cambiar y perseguir sus manías: «Música desafiante, por su naturaleza, enajena a unos fans mientras que a otros los inspira, pero sin esa disonancia no hay conversación, no hay riesgo, no hay lágrimas ni sonrisas y nadie es es conmovido ni nadie se ve afectado. Al final, desafiar a nuestros fans es quererles, incluso con el riesgo de perderles».

Entonces liga con la pregunta sobre Kanye y escribe esto: «Hacer arte es una forma de locura: Profundizamos en nuestra propia visión y nos perdermos en ella. No hay músico en la Tierra tan entregado a su trastorno mental como Kanye, y en ese sentido, en este momento, es nuestro mejor artista». Lo expone de manera tan elocuente que resulta difícil rebatirle.