Anuncios

Nick Mulvey: del caos al orden con ‘Meet Me There’

Lo inesperado acaba por generar satisfacción. Ahí están esos pequeños actos de devoción que llenan nuestros días, como escribir o querer a alguien, que no siempre parecen reconfortantes y, sin embargo, el no rendirse los convierte tras un tiempo en cambios gratificantes. Esta vez, mi pequeño acto de devoción lleva por nombre Nick Mulvey. No es como escribir o querer a alguien, pero no trae consigo ni exigencias ni expectativas, suena cálido y expresivo y ‘Meet Me There’ tiene la culpa de que le esté dando vueltas a la razón, a los temores y a cómo saltar del caos al orden.

Coge la guitarra y encontrémonos allí

Nada parecía apuntar hacia Nick Mulvey como el autor de un álbum como First Mind. Durante los últimos años su experiencia fue creciendo como componente de Portico Quartet, un reconocido grupo de jazz experimental en el que Mulvey demostraba sus habilidades a la percusión tocando un curioso instrumento llamado hang, con apariencia de tambor de acero pero con un sonido mucho más suave. Cuando Portico Quartet desapareció como tal, Mulvey decidió dar vida a su álbum debut, que vió la luz ya el pasado 2014, un conjunto de melodías que beben de las influencias de Nick Drake y de Paul Simon y se completan con los estudios de etnomusicología del propio Mulvey, conocedor de los sonidos orientales, africanos y de la música cubana.

Descomponiendo los acordes con sus guitarras a la vez que los adorna con ritmos afro y calipso, mezcla tradición y experimentación, sonidos acústicos y electrónicos a lo largo de todo el álbum, para llegar así a lo inesperado. Y es que Nick se ha alejado de lo que cabría esperar de un virtuoso del ritmo (¿solos intensos de batería?, ¿largos pasajes de instrumentación libre e improvisada?) y ha sabido combinar melodía, armonía y estructura de una forma verdaderamente talentosa.

Su nuevo rumbo es ese cambio gratificante, como no hacer caso a la razón, ignorar los temores o pasar del caos al orden con solo un meet me there resonando en la cabeza. Una melodía que entra en trance con repeticiones minimalistas, ritmos irregulares y sutiles sonidos metálicos flotando y brillando tras su voz.

Oh, there’s a field, meet me there,
You know I’m on my way, meet me there
Oh, there’s a field, meet me there
Out beyond rightness and wrong, meet me there
Oh, walk my way, meet me there…

Damien Rice, Ben Howard o José González podrán hacerle hueco a los sonidos de Nick Mulvey, que se ha querido unir a un abarrotado club de trovadores sensibles (y barbudos) en el que solo puedes destacar siendo extremadamente original o tremendamente bueno. Puede que no rebose originalidad, pero su debut está compuesto de una forma notable, con gusto y talento, con las maneras del que sabe lo que hace y no solo lo siente. Al fin hemos llegado a tu camino Mulvey, encontrémonos ahí.

Anuncios