Nicole Scherzinger está siendo más reconocida últimamente por ser pareja de Lewis Hamilton que por ser la ex-cantante de Pusycat Dolls. Lo cual, dicho sea de paso, no le está del todo mal empleado después de ver las colaboraciones tan abominables a las que se ha dedicado últimamente.

No tengo inconveniente en decir que Pussycat Dolls me engancharon en su debut. Con aquel ‘Don’t Cha’, acompañadas del buen ojo clínico de Busta Rhymes, saltaron a la palestra como un grupo diferente dentro de lo común que tiene todo el sonido comercial de esta cuerda y se hicieron pegadizas, entrañables, convirtiéndose en uno de esos guilty pleasures que confiesas con cierto morbo.

Sin embargo, la ilusión duró lo mismo que el buenrollismo entre sus componentes, hartas del protagonismo de Nicole Scherzinger, y una tras otra terminaron abandonando la formación, en pos de carreras en solitario más o menos afortunadas. La propia Nicole grabó el que se podría considerar su debut como solista, Her Name Is Nicole, pero nunca llegó a ver la luz como disco, tras multitud de retrasos y de todo tipo de fabulaciones.

Tras casi tres años desde que se iniciara esta andadura con tan poco éxito, todo apunta a que no tardando mucho tendremos un nuevo álbum debut, y el primer sencillo que nos puede ir dando pistas al respecto es este ‘Poison’, cuyo vídeo podéis ver al inicio de estas letras. Desde luego, le falta la frescura que caracterizó aquella primera incursión de Pussycat Dolls y para variar, está barnizado de ese sonido pretendidamente electrónico al que últimamente parecen adorar todas las artistas anteriormente afines al R&B y al soul en cualquiera de sus vertientes.

Uno de los productores con los que cuenta este trabajo todavía sin título ha sido RedOne, que ya trabajó en su día — con mucho más acierto, diría yo — con Lady Gaga, Akon o Pixie Lott, así que todo apunta a que ese tinte tan poco conseguido será una tónica a lo largo de todo el disco.

Centrándonos un poco más en el single, ‘Poison’ dice casi menos que nada. Allí donde podría lanzarse a la conquista de un panorama tímidamente tanteado por otras como Kelly Rowland, la Scherzinger se queda en medias tintas, recurre a trucos tan manidos y poco originales como esa sordina de cara a la segunda mitad de la canción y falla a la hora de ejecutar un buen tema ligero y divertido con el que amenizar un rato banal.

El vídeo sólo es aconsejable para los que gustéis de ver a una buena fémina de cimbreante figura y le cojáis algo más de tirria al amigo Hamilton.

Vídeo | Youtube

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments