Aunque ahora sea conocido como el líder de Foo Fighters, o simplemente por ser Dave Grohl, un fenómeno bastante grande en sí mismo, hubo un tiempo en el que era “simplemente” el batería de Nirvana. Y por eso de vez en cuando vuelve a hablar de su periodo en la banda de grunge.

Grohl en una entrevista con Matt Wilkinson en Apple Music recuerda el momento cuando se unió al grupo, cuando Nirvana todavía no eran NIRVANA. Y cómo al poco de unirse, la banda se volvió la banda más importante del planeta.

De no conocerse a que todo fuera ENORME

Me uní a Nirvana, y era su quinto batería, ¿cierto? Tenían un equipo de baterías anterior a mí y algunos de ellos estaban más, no sé, más en la banda. Así que cuando me uní, no conocía a Krist [Novoselic] y a Kurt [Cobain] en absoluto. Y cuando nos conocimos y empezamos a tocar, estaba claro que al juntarnos para tocar funcionaba realmente bien, y que sonábamos a lo que la mayor parte de la gente sabe ahora que suena Nirvana. Sonábamos así.

Pero acabas de conocer a esta gente y luego no tardó demasiAdo… Fue casi exactamente un año desde el momento en el que me uní al momento en el que salió Nevermind. Y cuando salió, las cosas empezaron a suceder muy deprisa. La banda se volvió muy grande.

Demasiado rápido, demasiado miedo

El batería explica cómo este repentino éxito le hizo pensar que iba a ser reemplazado en cualquier momento:

Todas las bandas en las que había estado hasta ese momento eran con amigos que conocía desde hace tiempo. Y había cierta seguridad en ello. Así que cuando te unes a una banda donde no conoces a nadie y estáis empezando a conoceros, y suena genial cuando tocáis música, empezáis a conoceros, pero no hay una conexión personal profunda. Y la banda se vuelve realmente grande muy rápido.

Te vuelves muy nervioso sobre si van a despedirte o si va a parar. No quería ser despedido, básicamente. Y lo hice lo mejor posible para evitar que esta cosa desapareciera. Así que tenía esta inseguridad real de ‘No soy lo bastante bueno. Van a encontrar a otro’.

Dave Grohl no tiene nunca ningún problema en contar cómo siempre ha estado muy inseguro de los siguientes pasos de su carrera. Alucinante es, por ejemplo, la historia de cómo estuvo a punto de descartar ‘Everlong’ porque le parecía una mala copia de Sonic Youth. O cómo ver a Prince tocando una de sus canciones fue uno de los mayores logros de su vida.

Unirse a Nirvana fue el momento definitivo en que su vida cambió. Hubo otro, el día en que le ofrecieron ser batería de Pearl Jam y, en vez de eso, grabó el debut de Foo Fighters. Pero eso es otra historia.