No todos los que matizan el Metal lo hacen por dinero (y III)

Como os contaba en las anteriores entregas de este especial, es imposible comprender la evolución del Metal y el Rock como sonidos del cambio de siglo sin profundizar en los riesgos corridos por determinadas bandas abandonando patrones extremos y ampliando los márgenes por los que transitar. Finales de la década de los ochenta e inicios de los noventa fueron el entorno en el que el Death y Thrash Metal derivarían en realidades de marcada entidad como el Groove, el Gothic/Doom o el Sludge, mientras que con el cambio de siglo llegaría el turno del Black Metal y del tercero de los anteriores, evolución de la que os hablé hace unos meses.

A la hora de dirigir el foco hacia los matices que emanan de la evolución del Black Metal es imprescindible conocer lo acontecido a inicios de los noventa en Noruega y el Inner Circle, un viaje en el que mi compañero Black Gallego ya hizo de cicerón para esta casa. El Black Metal como tal ya había sido desarrollado de la mano de bandas como Bathory, Venom o Celtic Frost, pero serían los paganos noruegos quienes no sólo le darían la forma final, sino que abrirían la puerta a una deriva que es, probablemente, el fenómeno más excitante vivido por el mundo del Metal en los últimos tiempos. El proceso ha sido lento y paulatino, pero ha convertido al Black Metal en una realidad que ya ha traspasado la frontera de lo underground y comienza a asomar la melena y la pintura por círculos tan reputados como el alimentado por publicaciones como Pitchfork o Stereogum.

Supongo la responsabilidad es compartida por las polémicas asociadas a la escena y por la transgresión que presenta a partes iguales, pero este ejercicio de retroalimentación entre riesgo, exposición y más riesgo en el que el Black Metal está inmerso está suponiendo la alteración de muchos paradigmas que parecían ley solo hace un par de lustros. En 1985 jamás se le habría pasado por la cabeza a Börje Forsberg que la bestia que andaba definiendo podría convertirse en algo cercano a la música electrónica de la mano de The Kovenant o Grendel, si en 1993 le hubiesen preguntado a Gylve Fenris Nagell si cosas como ésta eran posibles probablemente nos habría hecho un Per Yngve Ohlin. Ésta es la grandeza de este fenómeno, de cómo una manifestación cultural tan minoritaria como el Black Metal ha acabado logrando traspasar la frontera de lo mainstream sin que su esencia se haya acabado viendo alterada. Evidentemente algunos han ido demasiado lejos en este proceso y ha habido hostiones cósmicos, pero resultados como éste demuestran que todo riesgo al final acaba teniendo su recompensa.

Ulver

Si tuviese que resumir gracias a una banda toda la evolución experimentada por el Black Metal estas dos últimas décadas acudiría a Ulver y la carrera de su vocalista Garm sin dudarlo, no solo por lo sintomático de su búsqueda sonora, por la creación de una entidad en la que se mantienen las constantes aunque no parezca evidente, sino también por las loas generalizadas que este tránsito como proceso ha ido recibiendo aquí y allí.

Reconocidos como uno de los máximos exponentes de eso que ahora se reconoce como Trve Black Metal, Ulver son, sin lugar a dudas, la banda más interesante de todas las surgidas en Noruega a inicios de los noventa, no sólo por la calidad incuestionable de todas las obras lanzadas en estos veinte años, sino por cómo han sabido estirar la referencia dejada por Bathory o Venom hasta convertirla en una realidad totalmente independiente pero respetuosa con los orígenes de todo esto.

https://www.youtube.com/embed/srImIubSxe8

La búsqueda para Ulver comenzaría con Themes from William Blake’s… tras poner patas arriba la escena con la crudeza de Bergtatt y la oscuridad Folk de Kveldssanger. El salto al vacío dado en 1998 no tendría retorno y el Metal Industrial con pinceladas Avant-Garde se acabaría convirtiendo en Trip-Hop, Dark Ambient o Rock Experimental, una mutación sonora que mantendría Kristoffer Rygg en sus colaboraciones con Head Control System, Borknagar o Arcturus, convirtiéndose en una de las figuras más reconocidas en el mundo musical de este nuevo siglo.

En los últimos años el fenómeno Ulver puede haberse venido un poco abajo mostrando cierto agotamiento, pero discos como Perdition City, Blood Inside o Shadows in the Sun suponen la constatación de la verdad en la que vengo insistiendo en todo este especial, lo más interesante en el mundo del Metal no son sus fronteras, sino como muchos las mueven y el fruto que emana de estos movimientos.

Un disco: Perdition City (2000)

Ihsahn y Emperor

La historia de Vegard Sverre Tveitan y sus Emperor está muy estrechamente ligada a todo lo que acabo de contar al respecto de Ulver, aunque el viaje sonoro comenzaría años después y tardaría mucho más en traspasar la frontera del ortodoxo mundo del Black Metal. También pertenecientes al Inner Circle, la banda de Ihsahn y Sammoth hizo todo lo posible por alejarse de los escándalos de sangre y paganismo en los que se verían envueltos Burzum y Mayhem, siendo consecuentes en lo sonoro pero optando por una visión mucho más intelectual y estudiosa del Black Metal y su cultura, cuestión que definiría claramente sus obras.

Su actitud contemplativa y menos controvertida les mantendría en el Black Metal mientras Varg Vikernes o Ulver ya habían comenzado a coquetear con la música electrónica o Ambient, pero la matización del Black Metal ya había comenzado añadiendo componentes atmosféricos a su obra, lo cual acabaría desembocando en una propuesta cercana al mundo del Metal Progresivo con el cambio de siglo (exceptuamos la colaboración con Thorns por ser un evento aislado aquel entonces).

https://www.youtube.com/embed/Sp1f1eJ_VkU

Prometheus: The Discipline of Fire & Demise (2001) supondría el final de la carrera de Emperor y el inicio de la de Ihsahn en solitario (de hecho algunos ya consideran al álbum como un proyecto personal del noruego). El estreno oficial bajo su sobrenombre llegaría en 2006 de la mano de The Adversary tras haberse entretenido junto a su esposa con Peccatum, proyecto en el que ya se atisbaban cosas que han acabado llegando años después.

Su apuesta por el Metal Progresivo ha sido consecuente con los riffs y voces características del Black Metal, pero los mismos han ido perdiendo importancia paulatinamente hasta desembocar en Das Seelenbrechen, un disco en el que Ihsahn se saltó todas las reglas habidas y por haber el año pasado, algunos considerándolo como un ejercicio demasiado heterodoxo pero que muestra que el Black Metal como base tiene más futuro que pasado, aliándose con quien tenga que aliarse.

Un disco: After (2010)

Enslaved

Otros que provienen del Inner Circle son Enslaved, aunque estos también se alejarían de la vertiente polémica del colectivo apostando por el desarrollo de la cultura vikinga a la que siempre han guardado un papel protagonista en su música. Ligados en sus primeros pasos a Emperor, podría decirse que seguirían un camino paralelo al desarrollado por la banda de Ihsahn, arrancando su búsqueda sonora definitiva con el cambio de siglo.

Mardraum es el álbum frontera al que muchos consideran inicios de la etapa progresiva de la banda, sin abandonar el característico sonido del Black Metal cercano al Viking definido por Quorthon (de quien se declaran seguidores) pero sumando desarrollos instrumentales más complejos a la ecuación y restando crudeza y visceralidad.

https://www.youtube.com/embed/Rcssy33l04Y

La década pasada transcurriría sin demasiados sobresaltos hasta la llegada del magnífico Axioma Ethica Odini (2010), el disco que les pondría en boca de medio mundo por la magistralidad con la que Enslaved conjugaron la fiereza del Black Metal con la complejidad compositiva del Metal y el Rock Progresivo, atisbándose tras el muro sonoro que siempre ha definido a los noruegos referencias que nos llevan a pensar en Genesis y Pink Floyd.

Con Riitiir no serían capaces de refrendar el éxito logrado por el anterior álbum pero el esfuerzo seguiría siendo encomiable. Es indudable que son la banda que, entre las citadas por el momento, menos se ha alejado de sus orígenes, pero ello no resta importancia a la grandeza de su álbum lanzado en 2010, un disco que define como ningún otro el camino que debe seguir el Black Metal de aquí en adelante, un disco que define el Black Metal moderno como ningún otro.

Un disco: Axioma Ethica Odini (2010)

Leprous

Y claro, no podíamos hablar de Ihsahn y no citar a sus inseparables Leprous, una de las bandas más importantes de la actualidad para esto que conocemos como Metal Progresivo. Conocidos como la banda de apoyo del ex-Emperor en sus directos, pronto se mostrarían como un fenómeno incontenible al que el propio Ihsahn daría el empujón en pos de una carrera que lleva visos de ser legendaria.

Con un comienzo no ligado claramente al mundo del Black Metal, aunque la deuda es evidente, Leprous darían sus primeros pasos obedeciendo escrupulosamente (si es posible realizar una afirmación así) a los mandatos del Avant-Garde, óptica desde la que construirían un híbrido con claros toques progresivos que nos dejó a todos con la boca abierta en el año 2009, refrendando las esperanzas depositadas por muchos tras su debut con Aeolia.

https://www.youtube.com/embed/986iAyQpr1U

Sin embargo la brillantez y magnífica acogida de Tall Poppy Syndrome no sería suficiente para los noruegos, quienes darían un giro de tuerca con su tercer disco Bilateral, donde el Avant-Garde se aprecia mucho más contenido pero donde el Metal Progresivo aparece incontenible. Y si el ejercicio de 2011 ya parecía un órdago histórico, el año pasado lo pondrían todo patas arriba con Coal, un disco con el que hablar de etiquetas es un ejercicio estúpido, pues las abarca todas y no aprecia a ninguna.

Con su disco de 2013 Leprous se convierten la banda más interesante del Metal Progresivo actual, ya alejados de todo matiz que pueda recordar al Black Metal (de hecho ‘Contaminate Me’ no me cuadra en el álbum), pero mostrando una transversalidad que debería ser capaz de abrirles cualquier puerta. Hablar al respecto de lo que puedan hacer estos genios en su próximo paso puede ser demasiado arriesgado, pero lo que no ofrece ninguna duda es que volverá a poner patas arriba al mundo del Metal actual.

Un disco: Coal (2013)

Solstafir

Median varios miles de kilómetros entre Islandia y Noruega pero el vasto océano no supuso una barrera infranqueable para el desembarco del Black Metal en la helada isla. La forma escogida sería en su vertiente Viking, la desarrollada por Enslaved en sus inicios, y Solstafir serían uno de los máximos exponentes en el país.

En 2002 hecho a andar la banda de Höfuðborgarsvæðið y lo haría ya con la vista puesta en el Metal Progresivo, obedeciendo a lo realizado por Enslaved en tiempos de su desembarco. Sin embargo la trayectoria de los islandeses sería divergente con respecto a lo realizado por los noruegos, abandonando rápidamente el Black Metal y apostando por sonidos más prototípicos con respecto a lo desarrollado tradicionalmente por el Rock y el Metal de la isla.

https://www.youtube.com/embed/hYPi_GfxUeM

Así es como la travesía llevaría a Solstafir a presentar un álbum como Svartir Sandar, un disco algo alejado del enigmatico Kold en el que los islandeses profundizarían aún más en el componente atmosférico de su sonido, manteniendo el toque Folk y étnico desarrollado hasta entonces pero alejándose definitivamente del Black Metal.

No es casualidad que los momentos más brillantes de aquel ejercicio fuesen los alejados de la agresividad de discos pasados, Solstafir marcaron en 2011 su propio camino, divergiendo con el Black Metal del que proceden y convergiendo con el Post Rock y el Folk, sonido en el que todo apunta van a profundizar en su próximo disco, el cual aparenta una factura impresionante.

Un disco: Svartir Sandar(2011)

Bonus Track: Mastodon

Y claro, no podemos cerrar un especial sobre bandas que han tenido éxito y reconocimiento alejandose del Metal dejando sin citar a Mastodon, el más ilustrativo de los casos tenidos estos últimos años. Surgidos como una banda de Sludge Metal con un corte muy técnico y enrevesado en el riff, los estadounidenses no han dejado en ningún momento de buscar un sonido propio, de hacer como Napoleón hizo con las fronteras francesas, intentando hacer suyos territorios que en principio parecía no pertenecerles.

En esta senda el Sludge iría perdiendo fuerza paulatinamente sin desaparecer, matizándose el Metal y ganando terreno desarrollos progresivos, los cuales ya tenían presencia en el magnífico Leviathan pero que en Crack the Skye serían los completos amos de la función. Por el camino quedarían los guturales y la rudeza de los riffs, pero la mayor claridad y limpieza no restaría empaque a una trayectoria a la que encuentro imposible poner una sola tara.

https://www.youtube.com/embed/v4dcfq6QjGg

Con The Hunter desembocarían en el Stoner ofreciendo con mayor claridad que nunca la esencia de Black Sabbath que encierra el Sludge, apostando por la efectividad y un sonido mucho más directo de lo que no habían siquiera insinuado en los mayores hits de su carrera anterior. Algunos criticarían este movimiento, pero queda fuera de toda duda que el desarrollo del propio sonido que significa el disco de 2011 es fundamental para comprender un disco como One More ‘Round the Sun, el cual ha salido hace unos pocas semanas.

En él los de Atlanta han encontrado el equilibrio entre el resultado de sus dos álbumes anteriores, alejándose de la inmediatez de The Hunter pero manteniendo su querencia por la melodía, su efectividad. Esto supone que Mastodon hayan regresado a esquemas progresivos de discos anteriores en lo particular, pero significa que el empecinamiento en certezas conocidas no tiene el menor sentido en la actualidad.

Un disco: Crack the Skye (2009)

Alterar paradigmas puede ser interpretado como una traición por seguidores presentes, pero de esa supuesta traición es de donde procede la evolución en esto de la música, en bandas que dieron la vuelta a su estilo buscando ampliar su propio sonido, hacerlo crecer ofreciendo constantes que son o pueden ser impensables tiempo atrás. Muchos se la han pegado por el camino, pero con estos estos éxitos y estos fracasos se da forma al futuro. Un futuro que se presenta excitante.

No todos los que matizan el Metal lo hacen por dinero

Anuncios