“Northern Portrait” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/Northern Portrait — Pretty Decent Swimmers.jpg” class=”centro” />Tres años han tardado Northern Portrait en editar una nueva referencia, de nuevo con Matinée, tras su disco debut, Criminal Art Lovers. En teoría tres años dan para mucho, pero no es el caso de Northern Portrait, cuyo recorrido musical es tan profundo como una piscina infantil. Nada cambia en los parámetros sonoros de los daneses, que no disimulan ni un ápice y se dedican en este Pretty Decent Swimmers EP a lo mismo que se dedicaban en sus inicios, hace ya cinco años: jangle pop de corte muy elegante, con más que obvias reminiscencias smithianas. ¿Supone esto un problema? No, porque Northern Portrait, al contrario que otros grupos, tienen muy claro qué pueden y qué no pueden hacer.

En dura pugna contra Lo Nuevo

Lo que Northern Portrait pueden hacer, básicamente, son canciones de pop adulto, con un sentido melódico delicioso, con unas cuantas guitarras cristalinas y con un halo Morrisey que, si bien podría resultar de lo más cargante, no logra oscurecer lo inspiradas que están las cuatro canciones de Pretty Decent Swimmers. Y eso es exactamente lo mismo que podían hacer en 2008, cuando se dieron a conocer con The Fallen Aristocracy EP y Napoleon Sweetheart EP, y en 2010, cuando publicaron Criminal Art Lovers. Podríamos coger todas las canciones que Northern Portrait han compuesto en sus siete años de vida, agitarlas, verterlas en un recipiente y nadie sería capaz de diferenciar a qué grabación corresponde cada una.

Esto, por un lado, refleja una obvia limitación creativa por parte de los daneses. Pero por otro, y ahora viene lo único importante, impide que el grupo se aventure en ideas extravagantes, experimentales o supuestamente rompedoras. Hay grupos a los que repetir los mismos patrones una y otra vez les sienta terriblemente mal. No es el caso de Northern Portrait por un motivo muy simple: pese a repetir prácticamente la misma canción año tras año, tienen un tino rítmico, una pegada pop, una naturalidad compositiva, que hace de sus nuevas canciones meras actualizaciones igual de disfrutables que las anteriores. Nada en Pretty Decent Swimmers EP, pese a todo, suena a cuarto cerrado.

Merece cierta reflexión que Northern Portrait hayan conseguido esto desde un género que, de ningún modo, es Lo Nuevo. Más aún: su jangle pop ni siquiera se circunscribe dentro del alboroto punk pop de Literature, de la psicodelia de guitarras cruzadas de Real Estate o Mac DeMarco, o del espíritu C86 de Veronica Falls y Exlovers. Northern Portrait son un remedo de The Smiths, puro y duro, en el que de tanto en cuanto se cuelan The Go-Betweens. Pero esencialmente son un calco, dos décadas después, del grupo mancuniano. Son lo mismo que fueron el año pasado The Fresh & Onlys, sólo que sin su diverso y juguetón pasado garagero. De cómo Northern Portrait salen indemnes y felizmente sonrientes de una prisión estética semejante habla este Pretty Decent Swimmers EP.

Cuatro canciones pop cuatro

De nuevo un EP, el formato favorito del grupo y en el que mejor funcionan los daneses. No es que su larga duración fuera un disco demasiado pesado, es que la frescura de un formato corto en un estilo tan radiante como el jangle pop no hay dinero capaz de pagarla. Pretty Decent Swimmers EP se abre con ‘Happy Nice Day’, un homenaje a otro grupo de pop escandinavo, The Wannadies, y enlaza de manera magistral con ‘Greetings From Paris’, ¿la mejor que Northern Portrait han compuesto hasta la fecha? Si no lo es, se codea con ‘Crazy’ y ‘Criminal Art Lovers’ para conseguirlo. Es pop genérico, pero es pop (jangle) genérico ejecutado con una maestría y con una emoción que cuesta acordarse de lo genérico que resulta.

Y luego llegan ‘Bon Voyage!’, que casi se acerca al sunshine pop, y ‘I Feel Even Better’, que podría pasar por la canción menos inspirada del EP si no fuera porque apenas da tiempo para reflexionar para ello. Una vez termina podemos saltar sin problemas al inicio del mismo EP, a ‘The Münchhausen in Me’ o a ‘I Give You Two Seconds to Entertain Me’. Cualquier ceja arqueada, cualquier tufo a esto-ya-me-lo-olía o cualquier suspicacia que pueda despertar cualquier canción de Northern Portrait queda rápidamente olvidado con el inicio de la siguiente. Es una virtud rara, la de hacer canciones mediocres que parecen canciones buenas, pero es una virtud esencial para un grupo pop.

“7,10” src=”http://img.hipersonica.com/2013/03/7,10-1.jpg" class=”derecha” />No resulta extraño que tres años más tarde Northern Portrait hayan decidido volver con otro EP, porque es en ese corto espacio donde mejor desarrollan sus virtudes y hacen olvidar sus defectos. La verdad, podrían dedicarse el resto de su vida a publicar un EP tras otro, cada uno más idéntico que el anterior, y nadie podría objetar nada. Todos sabríamos que repetir la misma canción una y otra vez es trampa, pero a ninguno nos importaría demasiado.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments