A pesar de haber salido libres de cargos en un primer juicio donde fueron acusados por evasión fiscal, Sigur Rós siguen teniendo problemas con la justicia por sus problemas con los impuestos. Debido a un error del contable del grupo, se produjo un delito de evasión de impuestos durante los ejercicios fiscales entre 2012 y 2014.

Los islandeses pagaron la deuda correspondiente, pero en marzo de 2019 volvieron a ser acusados por un supuesto error durante el mismo periodo por el que fueron acusados anteriormente. La justicia islandesa desestimó los cargos, pero otro juzgado independiente ha abierto una nueva acusación que, según el grupo de post-rock, podría dejarles arruinados y en la cárcel.

El grupo y su equipo legal argumentan que este segundo juicio al que se enfrentan rompen el principio de la justicia europea de “doble sanción”, y el juzgado podría imponerles una multa del 200% de la cantidad evadida. En consecuencia, el resto del miembros del grupo está pensando en seguir los pasos del cantante Jónsi y abandonar el país islandés (el cantante ahora reside en Estados Unidos).

Así lo ha explicado el bajista Georg “Goggi” Holm:

No estamos negando que hiciéramos algo mal. Fuimos y buscamos una forma de arregrarlo, descubriendo lo sucedido y devolviendo el dinero. Pero ahora nos llevan a juicio por lo mismo de nuevo. No estamos por encima de ninguna ley islandesa, pero la ley no es correcta. Y lo denunciamos porque tenemos una plataforma para hacerlo. Nos hemos pasado años promocionando al país, y ahora nos tratan como a criminales.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments