The Cranberries llevan diez años sin sacar un solo disco. En 2009, el hiato que se había producido seis años antes tocó a su fin, al menos en cuanto a intención se refiere. El grupo se reunió una vez más en torno a la figura de Dolores O’Riordan y se acordaron una serie de conciertos por las dos Américas cuyo resultado les satisfizo hasta tal punto que parecen tener ganas de más.

Según el Twitter de uno de los integrantes de The Cranberries, Noel Hogan, la banda se ha reunido definitivamente y están en proceso de crear y grabar un nuevo disco que vería la luz teóricamente a lo largo de 2011. De momento no hay más datos en cuanto a fecha o título ni detalles sobre posible producción ni estudio de grabación, lo cual nos deja un poco a la expectativa de ver si los acontecimientos se desarrollan finalmente según lo anunciado o si terminan estancándose una vez más. No olvidemos que los rumores en torno a esta posible reunión con vistas a sacar un nuevo álbum se remontan a 2007 sin que se hayan hecho efectivos hasta el momento.

El último disco del grupo irlandés hasta la fecha es Wake Up And Smell The Coffee, el disco que menos ventas les ha proporcionado en su carrera y que tampoco terminó de convencer a la crítica. Máxime cuando su inmediato predecesor, Bury The Hatchet, sin llegar a alcanzar el éxito de anteriores trabajos, fue notablemente mejor e incluía temas imprescindibles como ese fantástico ‘Promises’, para mí uno de los mejores cortes de la banda.

http://www.youtube.com/v/hUFPooqKllA?fs=1&hl=es_ES

Sin embargo, el último regusto que nos ha dejado The Cranberries para saborear durante estos años de parón carecía de la coherencia de ninguno de sus trabajos previos. Si bien podemos decir que Bury The Hatchet abrió una brecha muy distinta a lo que nos tenían acostumbrados en To The Faithfully Departed y más aún conforme nos acercamos a su debut, Wake Up And Smell The Coffee perdió la fuerza que todavía coleaba y se abandonó a un rock más blando, pastoso, sin látigo y sin rotundidad. Unas medias tintas que no convencieron absolutamente a nadie y cuyo resultado sin duda empujó al grupo al tedio y al conformismo.

Personalmente, me encantaría que The Cranberries regresaran por todo lo alto y resucitaran, actualizado, aquel estilo tan propio que los catapultó literalmente a principios de los noventa y que abandonaran las aguas templadas que visitaron en sus últimos dos discos. Aunque si lo que nos espera es más de lo mismo, por mí bien podrían olvidarse del asunto y aquí paz y después gloria.

¡Gracias a Hijo de Troll por el soplo!

Vía | Coveralia

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments