Obús en concierto en Gijón (Sala Acapulco, 10–03–2012): ¡vaya par de sinvergüenzas!

“Fortu obus gijon” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/fortu-obus-gijon.jpg» class=”centro” />

Nunca un título de una gira reflejó tan claramente el sentimiento producido tras asistir al concierto de una banda. Tras la gira del treinta aniversario, que terminó con la grabación un DVD y CD en directo en La Riviera el pasado 5 de noviembre, Obús empezó 2012 con una mini gira de diez conciertos bajo el título Vaya par de sinvergüenzas.

Este espectáculo acústico canalla solo para aforos reducidos recaló anoche en la Sala Acapulco de Gijón y qué queréis que os diga, me pareció lamentable. ¿Cómo se puede tomar el pelo al público de esa manera?

Lo de acústico era un decir, porque Paco Laguna no se dejó en casa su guitarra eléctrica y Fortu combinó la acústica de doce cuerdas con una eléctrica. El ritmo lo puso Carlos Mirat, actual batería de Obús.

“Obus Gijon” src=”http://img.hipersonica.com/2012/03/obus-gijon.jpg» class=”centro” />

Consumir setenta y cinco minutos de concierto a base de alargar los temas innecesariamente, repitiendo riffs con la única intención de que pasara el tiempo no me parece una buena estrategia. Para haceros una idea, fueron once los temas del repertorio y si le quitamos una absurda versión bluesy de ‘Light my Fire’ de The Doors, otra aún más absurda de ‘No dudaría’ de Antonio Flores, en la que el trío invitó a un chico del público a destrozarla con su voz, y ‘Sin tí sería silencio’, una pachanga que Fortu cedió a Mägo de Oz para su disco La ciudad de los árboles, la cosa se quedó ni más ni menos que en una sinvergoncería.

Vale que teníamos delante a una leyenda del heavy metal estatal pero, como ya dijimos en la crítica de Cállate, su último álbum de estudio, el primero sin Juan Luis Serrano y Fernando Sánchez, Obús van por muy mal camino. Porque hacer con tan poco gusto clásicos del grupo madrileño como ‘Te visitará la muerte’, ‘Que te jodan’, ‘Complaciente o cruel’, ‘Dinero, dinero’, donde incluso Paco Laguna ocupó en algunos momentos el micrófono, y ‘Vamos muy bien’, es de juzgado de guardia.

Y no solo eso, el bis que habitualmente hacían con ‘Prepárate’ y ‘Yo solo lo hago en mi moto’, se quedó únicamente reducido al primer corte, aunque casi mejor porque casi tengo pesadillas con lo que había visto. Se me ha caído un mito de la adolescencia pero todavía me quedan sus discos.

Sitio oficial | Obús
Fotografías | Sergio Blanco
Más en Hipersónica | Obús — Cállate: por muy mal camino

Anuncios