Un tipo llegó a comparar el escuchar nuestros discos con ir a una confitería y pedir tu pastel favorito. Un día, pides ese pastel y resulta que el cocinero ha cambiado la receta, que ya no es tan buena. ¿Pero qué coño? Se han hecho un montón de comparaciones extrañas con nuestra música y no debería dejar que me cabreara, pero lo hace.

Eso decía Mikael Åkerfeldt intentando explicar la frustración que le produce la respuesta de muchos seguidores a lo que viene proponiendo desde hace tiempo con Opeth. Por suerte, eso no ha impedido que los suecos hayan seguido apostando por sus ideales con Pale Communion, un disco excelente a todas luces que ha salido a la venta esta semana y cuya crítica publicaremos en los próximos días (mientras tanto, ahí tenéis nuestras primeras impresiones en compañía).

Lo que hoy nos llega para ir dando la merecida promoción al trabajo es el vídeo de ‘Eternal Rains Will Come’, el épico tema de apertura del álbum, al que acompañan unas poderosas imágenes de carácter tormentoso y en formato espejo, que siempre lo hace todo más resultón. Visualmente, la idea funciona, acompañando a la perfección a un tema que refleja de manera inequívoca en lo que se han convertido Opeth ahora que el metal no es su prioridad. Yo, de verdad os lo digo, veo muy poco problema aquí.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments