Opeth — Heritage: bienvenidos al nuevo metal

Si algún fan de Opeth se ha puesto a escuchar Heritage sin ningún tipo de aviso previo sobre los planes creativos de la banda para este décimo álbum, lo más probable es que se haya quedado patitieso. Y es que los suecos han decido presentar aquí su disco más diferente hasta la fecha, uno donde el metal no es el rey indiscutible de las composiciones.

Cierto es que no se trata de la primera apuesta de este tipo que han realizado, pues ya en el año 2003 sorprendieron con el inspiradísimo Damnation, primer álbum donde decidieron prescindir de las voces guturales, y que se yuxtaponía al poderoso Deliverance. Mucho hay de aquel trabajo en este nuevo lanzamiento, en particular su apuesta por recuperar el sonido progresivo setentero.

Pero comparando ambos, Heritage se presenta como un trabajo más atrevido y con fuertes dosis experimentales, donde el quinteto encabezado por Mikael Åkerfeldt no duda en probar caminos completamente nuevos para ellos. Ambición es por tanto la mejor palabra para definir un trabajo donde los reyes del metal progresivo nórdico vuelven a demostrar que su título es bien merecido, incluso cuando apenas hacen metal.

Heritage, una riquísima herencia

https://www.youtube.com/embed/SppS9eovS1I

No deja de ser irónico que un álbum con un título tan nostálgico, y con una portada que hace referencia a sus “antepasados” mediante cabezas caídas del árbol que representan a los antiguos miembros de la banda, resulte ser un disco de ruptura. Cierto es que todavía no sabemos si este será el camino a seguir por Opeth en adelante o si se trata de un simple alto en el camino como lo fue Damnation, pero desde luego su herencia se ve aquí bastante alterada.

A pesar de lo dicho, la distancia que toman no es tanta como para perder por completo referentes, y en cada canción se sigue saboreando ese toque característico de los suecos, incluso en las más pausadas. Se trata sin duda alguna de su esfuerzo más atmosférico, con momentos de verdadera calma que rozan lo ambiental y llegan a dejar el ecualizador en punto muerto. Incluso se deja escapar algún que otro arranque folk.

Merece la pena volver a la llamativa portada del álbum, diseñada una vez más por Travis Smith aunque poco tenga que ver con sus trabajos previos, porque es una clara metáfora de lo que encontramos en su interior: la banda emergiendo como un árbol a nuevos horizontes, aunque hundiendo sus raíces en un infermal death metal que aquí simplemente está de pasada, presente únicamente en unos pocos riffs y progresiones algo más duros de la cuenta.

Opeth, presente y futuro

https://www.youtube.com/embed/mB3Ee5AsK2g

Con más de dos décadas a sus espaldas, Opeth han optado por complicarse la existencia buscando recorrer nuevas sendas, aunque también es cierto que con el talento que gastan estos tíos los riesgos siempre son menores. Heritage es un disco de fuerte sabor retro pero que al mismo tiempo suena fresco, poniéndose en cabeza de esta oleada de recientes lanzamientos que parecen querer mover el metal sin pasar necesariamente por el metal.

Sorprende cómo el trabajo puede alcanzar tales niveles de intensidad sin recurrir a partituras pesadas, y con el paso del tiempo acabará convirtiéndose en un referente dentro de la discografía de la banda (si no lo es ya), y puede que hasta en un punto de inflexión de cara al futuro. Habrá quien hubiera preferido un elepé en su línea tradicional, pero lo que no se puede negar es que Opeth han demostrado una vez más ser una banda prácticamente infalible, capaces de triunfar en todo aquello que se propongan, y con mucho margen para seguir probando y creciendo.

En Hipersónica | Opeth presentan ‘The Devil’s Orchard’ como primer adelanto, diciendo adiós al metal y abrazando los 70, Opeth revelan que Heritage tendrá una edición especial CD+DVD que incluirá una moneda conmemorativa

Anuncios