Opeth — ‘Hope Leaves’: las heridas del alma son las que más tardan en cerrarse

Era un tarde cualquiera de verano en Suecia (lo cual no implica que fuera necesariamente calurosa), entre finales de julio y comienzos de septiembre del año 2002, en el estudio Fredman de Göteborg. Opeth se habían metido en ese estudio junto a Steven Wilson para trabajar en un ambicioso doble álbum en el que uno de los discos iba a discurrir por sendas muy diferentes a las que había realizado la banda hasta entonces. En el proceso de composición, su líder, Mikael Åkerfeldt recibe una fatídica noticia. Su querida y amada abuela, la que le regaló su primera guitarra cuando era niño, había fallecido en un accidente de coche. El cantante y guitarrista se queda en estado de shock. El grupo estaba en con la composición del tema ‘Death Whispered a Lullaby’ y Åkerfeldt está tan afectado que es incapaz de poder escribir la letra de la canción por mucho que lo intente, así que Wilson se encarga de tal tarea ante la imposibilidad de su gran amigo.

No cabe duda que la muerte de una persona tan querida por el compositor le marcó de una manera crucial. En su estado de tristeza, dolor y desolación sacó fuerzas e inspiración para la canción sobre de la que hoy vamos a hablar. ‘Hope Leaves’ no es una canción cualquiera de Opeth (si es que es posible que exista una canción así entre las de la banda). Para Åkerfeldt es una de sus preferidas por el amplio significado que tiene para él. Y también puede tener un gran significado para ti en esos duros momentos que puedas estar pasando.

https://www.youtube.com/watch?v=BRzjnEjuiek

There is a wound that’s always bleeding /
There is a road I’m always walking /
And I know you’ll never return to this place

Tú también puedes haber tenido una gran perdida de algo o de alguien a quien tenías muy presente y que verdaderamente querías. Sin embargo, ya no está. Sientes esa ausencia. Notas como si te hubieran arrancado una parte importante de tu ser o sientes como si ese “algo”, llámalo alma o llámalo como quieras, en tu interior se hubiera roto en varios trocitos que parece difícil creer que antes fueran un todo. Ya no está presente, pero su recuerdo sigue arraigado muy fuertemente dentro de ti. Ese algo, ese alguien, se marchó dejando un enorme vacío dentro de ti. Es difícil afrontarlo, pero, aun así, debes reunir todas las fuerzas que te queden para poder superar este duro momento. Es difícil cerrar una herida tan interna. Las heridas del alma son las que más tardan en cicatrizar. Pasado el tiempo, aun pueden supurar. Aunque, tal vez, lo importante no es llenar ese vacío, sino superarlo.

De eso nos habla el sueco en esta canción. Esos sentimientos de desesperación, soledad y rabia profundizados con esas armoniosas y delicadas capas de guitarras y de teclados que nos trasladan a esa fría y larga carretera que tenemos que recorrer en solitario. La batería de Martin Lopez brilla aun manteniéndose en segundo plano, tras la meliflua y casi llorosa voz de un Åkerfeldt roto y melancólico. El sueco, al igual que en el resto de canciones de Damnation, consigue desnudar su alma al mismo tiempo que desnuda el sonido de una banda que se había caracterizado por practicar un Death Metal violento pero Progresivo, metalizado pero delicado y rico. En Damnation se prescinde totalmente del Metal, pero la esencia de Opeth sigue más que presentes, dejando que las melodías y los ritmos evolucionen progresivamente y con coherencia. Dejando que la canción evolucione, pero al mismo tiempo controlando y dirigiendo esta evolución.

And once undone, there is only smoke /
Burning in my eyes to blind /
To cover up what really happened /
And force the darkness unto me

Opeth han destacado por esta capacidad para hacer que sus temas se desarrollen con maestría y que esos cambios no sean bruscos o te descoloquen. Lejos del estilo que toquen, ya sea Metal, ya sea Prog, ante todo, lo que hacen es música. Todo gracias a un prodigioso compositor como Mikael, que sabe como hacer que nos estremezcamos ante su gran talento. Está mucho más que capacitado para hacer grandes composiciones. Sin embargo, ‘Hope Leaves’ no es una gran canción más entre las de su discografía. Es algo más. No es algo que pueda permitirte llenar ese vacío que sientes, pero te puede ayudar a reunir esas fuerzas necesarias para poder levantarte.

Opeth en Hipersónica

Anuncios