Programa doble la noche del martes en la Sala Acapulco en la quinta noche musical del 48 FICXixón, o lo que es lo mismo, la programación del Festival Internacional de Cine de Gijón en su edición de 2010. Los madrileños Ornamento y Delito y los norteamericanos Electric Six conformaban un plantel a priori sumamente interesante como para acercarse hasta la Sala Acapulco.

Estaba programado para las 00.00 horas, pero el cuarteto no apareció en el escenario hasta cuarenta y cinco minutos después. Mientras tanto pudimos saludar a músicos con los que apenas si coincides en este tipo de eventos, ver a estrellas invitadas del festival de cine y conversar con conocidos sobre lo que íbamos a encontrarnos encima del escenario.

Ornamento y delito, les daremos una nueva oportunidad

Lo mejor de Ornamento y Delito fue que estuvieron treinta y cinco minutos sobre el escenario. Sabía de ellos lo que nos había ido contando nuestro compañero Natxo Sobrado, siempre atento a los hypes indies que tan poco me gustan, pero a estos había que darles una oportunidad.

O yo no tenía mi día, que me extraña muchísimo porque soy muy abierto de mente y orejas, o los madrileños no dieron ni una. Lo cierto es que su mini actuación fue además de corta insufrible. ¡Qué manera de desafinar, dios mío!

Me fui a la segunda canción de primera fila del escenario al fondo de la sala para verificar mi impresión y así fue. Ornamento y Delito me parecieron pretenciosos, fuera de lugar, ni siquiera pudieron exhibir un sonido potente y salvo un par de temas, su repertorio fue inaguantable. Espero poder verlos de nuevo y que me hagan rectificar esta opinión.

Electric Six, unos gañanes de Detroit

Si el cuarteto nos dio una de arena no os creáis que los de Detroit nos dieron la de cal. Para nada, Electric Six me parecieron unos gañanes en toda regla. Con un cantante guiri con pinta de gañán en versión Grandes Lagos y un guitarrista que parecía primo de Happy Tom, el de Turbonegro, convencieron lo justo.

Y lo hicieron gracias a los temas de su disco Fire, que son toda una garantía incluso en un directo bastante fofo y con muchos altibajos. Está claro que ‘Naked Pictures’, ‘Improper Dancer’, ‘Danger! High Voltage’, ‘Gay Bar’, ‘She’s White’ y ‘Dance Commander’, que sonó en los bises, son suficiente haber.

Y es que los comentarios graciosos de Dick Valentine: “Somos Electic Six del Corte Inglés”, “nosotros en España siempre bebemos San Miguel”, “Barack Obama, Fernando Torres”, “La mesa”, sobre una pequeña mesa redonda que había en el escenario, tuvieron gracia la primera vez.

Quedó claro por si no lo estaba que Electric Six podrían ser una mezcla imposible entre Tom Jones y La Fundación Tony Manero, funky ora escorado al rock, ora escorado a la música de baile. Y que el repertorio más nuevo, como Body Shot, del que ya no habló el compañero Koala, o ‘After Hours’, del reciente Zodiac, no tiene la chispa del citado arriba. Y mira que serán garrulos que con la Sala Acapulco hasta los topes ni siquiera montaron un puesto para vender esas bonitas camisetas que ofrecen en su página web.

MySpace | Ornamento y Delito, Sitio oficial | Electric Six
Fotografías |
Víctor Rodríguez

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments