Ayer leía una entrevista a Oscar Mulero, publicada en el número 5 de la revista Orbita, y entre las preguntas que le realizaban encontraba unas interesantes reflexiones en cuanto a pinchar en digital o en vinilo y la opinión que ambos formatos le merecen al madrileño. Cómo siempre, a raíz de estas respuestas puede surgir el eterno debate entre los defensores de uno u otro formato, pero repasemos antes lo que opinaba Mulero.

Primero, Mulero defiende su paso al formato digital, el haber dejado un poco de lado al vinilo en sus sesiones, con la excusa de que ya no se edita tanto material en ese formato, lo cual le ha casi obligado a pasarse a lo digital, aunque no niega divertirse y encontrarse a gusto con el cambio.

Mulero además acepta todas las críticas aunque se justifica diciendo que él no ha cambiado de estilo, y que sigue haciendo llegar a la gente las mismas sensaciones y el mismo estilo de sesiones.

El dj madrileño dice también que, probablemente, muchos de los que más lo critican por este cambio sean de esos que no han comprado un vinilo hace un siglo, y que en parte es posible que sean culpables de que ya no se editen tantos, además de que a buen seguro tendrán sus discos duros llenos de descargas “ilegales” (este adjetivo es suyo, no mío).

Además, Mulero piensa que no se escuchan tantas críticas cuando se ve a los djs internacionales más importantes, como Dave Clarke, Aphex Twin o Surgeon, pinchar en digital, por lo que si le parece curioso ser él uno de los que recibe estas críticas.

Por último, destacar de la entrevista al respecto de la discusión vinilo-digital, que él estaría dispuesto a volver al vinilo si la cosa vuelve a ser como era, aunque él mismo lo ve bastante difícil teniendo en cuenta noticias como la de que Technics haya dejado de fabricar platos.

La entrevista completa la podéis leer aquí, aunque centrándonos en esto, ¿qué os parece a vosotros todo lo que opina Oscar Mulero? ¿Creéis realmente que el amor por el vinilo es una pose de los que quieren separarse siempre de las tendencias mayoritarias? Al igual que ocurre con las tendencias más independientes de otros estilos musicales ajenos a la electrónica, hay gente cuyo único interés es desmarcarse de lo aceptado o seguido por la masa, por lo que ser un “vinilista” puede ser una opción más para alejarse de lo aceptado por el mainstream (que muchos identificarán con 40 principales y cia.).

Quede claro aquí, que partimos de una mayor calidad de sonido en el vinilo, pero ¿cuánto de ese amor es pura nostalgia y cuánto busqueda de calidad? Y ¿cuántos de los supuestos amantes del vinilo ni siquiera han vivido su época más gloriosay se apunta como borrgeos a una moda más, de aquellas de las que reniegan? El fin y al cabo, el “vinilismo”· es una tendencia más. Todos sabemos que en el día a día termina ganando la comodidad, y en esto, el formato digital gana de calle, así que, a ver cuantos de los defensores del vinilo tienen una discoteca exclusivamente en su formato preferido; por comididad, ypor imposibilidad de encontrar todo lo que les interesa, luego, ¿por qué habrían de exigir a sus artistas favoritos que la tengan o que trabajen con ella?

Por mi parte, puedo afirmar estar más o menos de acuerdo con todo lo que opina Mulero, excepto lo de quienes son la causa de la “muerte” del vinilo. ¿Creéis que hoy por hoy se tiende a vender menos vinilos a causa de las descargas digitales “ilegales”? No conozco los datos exactamente, pero estoy convencido de que la fabricación de discos en vinilo es mucho más cara que la descarga o el cd, por el simple hecho de que una implica un proceso físico, industrial, mientras que para las otras sólo es necesario un ordenador, al que cualquiera hoy día tiene acceso, por lo que la industria también tendrá su parte en el abandono del formato, ¿no? Supongo que ver la paja en el ojo ajeno no es lo más adecuado en este punto. A buen seguro que el cambio de los profesionales del djing al formato digital también tiene algo que ver, sobre todo porque a día de hoy, ellos y los coleccionistas son los mayores consumidores de vinilo.

Yo, que he vivido la época del vinilo, os puedo asegurar que no lo echo para nada de menos. El ritual de de limpiarlo casi cada vez que se utiliza, el tener que colocar la aguja con sumo cuidado y el oír el polvo y la estática están muy bien como elementos de nostalgia, representaciones de una época pasada, idelaes para colocar al principiio o final de algunos temas actuales a los que se quiere dar sabor añejo, pero a mí, como he dicho en anteriores ocasiones, no me aporta nada. Y si, la calidad de sonido se puede apreciar, no lo discuto, pero tampoco tengo un oído canino como para distinguir tan sutiles matices, y mucho menos en una sesión con el volumen a todo trapo y en una sala de mala acústica. Y por supuesto, desde que existe el formato digital, ya no tengo que preocuparme por dónde voy a meter más discos (eso también va por el cd), así que, no quiero que desaparezca, está bien como recuerdo, pero no lo necesito; y si esta es mi opinión, cómo comprenderéis, no voy a exigir a ningún dj que comulgue con lo que yo no predico.

Pero dicho todo esto, os animo a que leáis la entrevista completa, que me parece muy interesante, y que luego nos dejéis vuestro punto de vista al respecto, que este es uno de esos asuntos recurrentes del que siempre se extraen nuevas e interesantes conclusiones con el aporte de todos.

Fotos | Ferrán Nogués, Jan Krömer en Flicker

Vía | Orbita Magazine

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments