Anuncios

Osibisa en concierto en Gijón (Plaza Mayor, 13–08–2013): lo que queda del afro-rock

“Osibisa — Gijón” src=”http://img.hipersonica.com/2013/08/osibisa-gijon-1.jpg” class=”centro” />

Aquellos que tenemos amigos con hermanos mayores habremos visto alguna vez en sus casas junto a los discos de Santana unos elepés con fantásticas y coloristas portadas con el nombre Osibisa rotulado con un logo precioso. Ese logo y el arte gráfico de sus dos primeros discos de 1971, Osibisa y Woyaya, fueron diseñados por Roger Dean mucho antes de que formara parte de Hipgnosis y triunfara con las carátulas de Yes o con la de Tarkus de los inolvidables Emerson, Lake & Palmer. La portada de Heads (MCA, 1973), no menos interesante y fabulosa, la firmó David Howells.

Teddy Osei, gurú de una mítica formación que se niega a desaparecer

Es curioso que muchos años después de aquel descubrimiento haya tenido la oportunidad de ver en directo a Osibisa, una de los pioneros de la síntesis entre los sonidos africanos y el rock. Aquella fusión tuvo lugar a finales de la década de los sesenta y más de cuatro décadas después el grupo sigue en activo gracias al ímpetu de un músico mítico como Teddy Osei que, discapacitado, apareció en silla de ruedas en el escenario rodeado de sus compañeros.

“Osibisa — Gijón Plaza Mayor” src=”http://img.hipersonica.com/2013/08/osibisa-gijon-2.jpg” class=”centro” />

Teddy Osei, originalmente saxofonista, voz y tambores africanos, queda ahora relegado a las funciones de maestro de ceremonias. Un tótem en el centro del escenario, que canta, hace coros y toca esporádicamente percusión. Su historia musical comenzó en su Ghana natal en los cincuenta, donde formó una banda llamada The Star Gazers y luego los exitosos The Comets. Hacían highlife, una fusión con guitarra eléctrica de jazz y ritmos de aquella parte de África adobados con toques afrocubanos, pop, soul y psicodelia.

Teddy Osei desembarcó en Londres en 1962 para estudiar música con una beca del gobierno ghanés. Allí se gestó Osibisa, trayéndose a dos compatriotas que ya habían tocado con él: Sol Amarfio y Mac Tontoh. El grupo se completó con otros músicos procedentes de las colonias británicas: Spartacus R (Granada), Robert Bailey (Trinidad), Wendell Richardson (Antigua) y Lasisi Amao (Nigeria).

¿Qué hizo diferente a Osibisa de otras formaciones de síntesis rock? Llegaron primero, ficharon por la multinacional MCA y esos dos primeros discos los produjo Tony Visconti. No lo debió de pasar muy bien el productor de David Bowie y T Rex con estos músicos afro-caribeños que tenían las ideas muy claras en ese proyecto de síntesis de rock, soul y highlife.

Grabaron en directo y su afro-rock, que colocaron en un lugar del mapa sonoro entre Santana y el afro-beat de Fela Kuti, se convirtió en universal gracias a esos conciertos vistosísimos a base de percusión a discrección, bajo ondulante, flauta, guitarras correosas, piano eléctrico y órgano Hammond, una sección de viento-metal y entonaciones vocales de la madre África.

El concierto que Osibisa dio en Gijón, nos trajo a la Plaza Mayor el recuerdo del que en 2009 ofreció en el mismo lugar Femi Kuti. Ellos inventaron la world music antes de que existiera y se convirtiera en una etiqueta en la que se metió a grupos y artistas deleznables.

Lo cierto es que Osibisa cumplió con lo esperado, un espectáculo digno en el que Teddy Osei, que en 1996 retomó la trayectoria que la banda había abandonado a mediados de los ochenta, fue el gurú. Tres años después un infarto le dejó en la cuneta y la banda ha tenido que sortear sus diversos achaques.

No faltaron sus grandes éxitos ‘Welcome Home’, ‘Sunshine Day’, ‘Woyaya’, ‘Ayiko Bia’, ‘Kelele’, con la participación del público en los coros, ‘Music For Gong Gong’, ‘Spirits up Above’ o ‘Fire’. Hungría e Inglaterra son sus próximos destinos.

Fotografías | Chico de plexiglás en Pinterest

Anuncios