Anuncios

Out Among the Stars es sólo la avanzadilla de una avalancha de discos póstumos de Johnny Cash

Sinceramente, no sé como tomarme esta noticia (bueno sí que lo sé). Out Among the Stars es una muy grata alegría y, a pesar de un mínimo detalle del que os hablaré próximamente en la crítica, es un disco que no decepciona y muestra a un Johnny Cash en plena forma. Ahora bien, ¿el mundo necesita cuatro o cinco nuevos discos póstumos del Man On Black? La verdad, creo que no.

La noticia proviene de una reciente entrevista de John Cash Junior a The Guardian, entrevista en la reconoce que Out Among the Stars es sólo ‘el primero de los álbumes perdidos de mi padre que estarán a disposición del público’. Además reconoce estar ya trabajando en la edición de los mismos, tres o cuatro (depende de la edición que finalmente elijan) procedentes de las grabaciones de los American Recordings y otro de etapas anteriores.

Como no puede ser de otra manera, Rick Rubin está echando una mano al hijísimo retomando el trabajo realizado en la boxset Unearthed, en la cual ya veló por el respeto de los deseos de uno de los mayores iconos de la música norteamericana. Ahora bien, ¿en serio Johnny Cash estaría de acuerdo en que todo este material acabe viendo la luz de forma póstuma? ¿Por qué no luchó entonces para que fuese lanzado con él en vida?

Si uno echa un vistazo a la discografía de Cash, aunque sea muy por encima, no es difícil llegar a la conclusión de que entre los más de treinta discos lanzados por el de Arizona, estos cuatro o cinco discos póstumos no van suponer una gran aportación a su obra ni, ojalá me equivoque, van a acercar la figura de Cash a las generaciones más jóvenes.

¿Entonces para qué? Mi yo benevolente piensa en un regalo, en una ofrenda al público y seguidores de Cash en forma de nuevos discos con la intención de que todo lo escrito por el cantautor vea la luz. Ahora bien, mi yo suspicaz, mi yo malvado, piensa que esto no es más que explotación a cambio de parné, exhumación hereditaria de una obras obras que, quizás, estén muy bien donde están. Y es que cinco discos, desde mi opinión, son demasiados.

Y vosotros, ¿qué pensáis?

Vía | NME

Anuncios