Pablo Und Destruktion sigue llevando una carrera imparable. Con dos discos en la calle, el especialísimo Animal con parachoques (Pauken, 2012) y el reciente Sangrín (Discos Humeantes, 2014), el artista y compositor asturiano está al margen del estándar pop-rock o rock independiente en sus diferentes variantes que en este país todos conocemos. Anoche tocó en Gijón, en la Sala Acapulco, que se quedó un poco grande para el público que pasó por taquilla. Borealis, el proyecto en solitario de Eduardo S. Villaverde, se encargó de calentar el ambiente con su drone-folk, íntimo e intenso con maneras que podríamos encontrar en Six Organs Of Admittance. Truco Espárrago le publicó hace unos meses en un solo y precioso CD en digipak sus dos trabajos: el EP Los ojos del sobremundo y el LP Tumba para un caballo cojo. Si tenéis posibilidad de escucharlo en Bandcamp quedaréis maravillados.

Pablo Und Destruktion, uno de los artistas más interesantes de este país

Cuarenta minutos después llegó Pablo Und Destruktion, cuyo concierto iba a ser con menos músicos pero como el bien dijo con mucha sorna:

Íbamos a venir en formato trío pero nos picó el niki y hemos venido como cuarteto. Falta Pablín Pravia a la batería que no se le arregló para estar aquí.

Así pues Pablo estuvo acompañado por Dani Donkey-Boy (guitarra), Jose Rilla (bajo) y Javier Bejarano, que como en el concierto de principios de mes de Fee Reega en Oviedo tocó la guitarra acústica con arco como si fuera un cello o una viola.

En poco más de una hora Pablo Und Destruktion recorrió a veces con más intensidad que las versiones de su disco, a veces con otros arreglos más íntimos, un repertorio que lo consagra como uno de los más interesantes artistas de este país.

‘La paz de los justos’, uno de los temas del split EP que compartirá con sus amigos barceloneses de Medievo, y se titulará Funeral de estado, fue con la que abrió el concierto. De este split tambión tocó ‘Tibio’, que dedicó a su abuelo. Pablo Und Destruktion sigue teniendo esa magia de las composiciones del asturiano. La asturpsicodelia ha quedado subsumida en un concepto más amplio que podríamos definir como rock de autor, con ramalazos psych y elementos de spoken word y fulgurante electricidad.

Ese nuevo tema que trata sobre los sucesos de la valla de Melilla es uno más de los que Pablo Und Destruktion dedica a sucesos de este país del que él asegura que no se avergüenza en llamar España.

De hecho, ‘Pierde los dientes España’ fue uno de los hits de la noche, como esas versiones crepitante de ‘El aire puro’ y ‘Powder’, a las que Javier Bejarano dotó de unos arreglos espeluznante con ese guitarra-serrucho.

Rescató ‘La extranjera’ y en un segundo bis, solo con su guitarra, hizo una versión entre afilada y socarrona de ‘Animal con parachoques’, ambas de su álbum de debut. Aunque si hay que quedarse con algún momento del recital yo me quedaría con la visceralidad de ‘Por cada rayo que cae’ y su enésima revisión de ‘Nadie quiere al Rey Pelayo’.

Y sí, si tocó ‘Limónov, desde Asturias al infierno’, que a mí se me quedó un poco coja sin la batería, aunque para nada ensombreció una actuación con mucha garra e intensidad. ¡Pablo Und Destruktion eres un grande!

Fotografía | Chico de plexiglás en Pinterest

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments