A Chino Moreno lo hemos visto en diferentes tesituras más allá de su banda principal, Deftones, donde consiguió hacerse un nombre importante en la música actual, ya no solo metalera. No parece bastarle con ser el líder de una de las bandas más importantes, rompedoras y trascendentales de las últimas décadas. Le hemos visto acercarse al Dream Pop de manera más evidente con Team Sleep y le hemos visto abrazar la electrónica con su proyecto †††. Y tan solo medio año después de haber sacado Koi No Yokan, otro gran álbum de su banda primigenia, sigue explotando su estado de gracia en lo creativo con otro nuevo proyecto, Palms.

En el otro lado de la balanza de Palms están tres nombres, Jeff Caxide, Aaron Harris y Clifford Meyer, miembros de otra de las bandas más importantes, rompedoras y trascendentales de las últimas décadas en el ámbito metálico. Tras la ruptura de los asombrosos Isis, estos tres componentes no querían dejar de trabajar juntos, y de ahí nació la idea de formar Palms. Súmale otro músico de gran calidad como Chino Moreno, que además se declaró muy fan de Isis y su trabajo, y ya tienes uno de los grupos debutantes del año. Pero claro, cuando estos miembros vienen de bandas tan importantes, uno termina inclinándose a compararlo con uno o con otro grupo.

Lo que aporta Chino

Normalmente, el elemento con lo que solemos identificar a un grupo es la voz. Dos cantantes diferentes pueden hacer que un mismo grupo se pueda clasificar en un género o en otro (los madrileños Toundra afirman que no tenían cantante para que la gente no los encasillara en un género). Por eso cuando escuchamos este debut de Palms y Chino hace acto de presencia en la música, uno busca elementos de otros proyectos previos del de Sacramento.

Entre las delicadas y entremezcladas capas de sonidos, su voz fluye entre esas capas de instrumentos con total naturalidad, mimetizándose en el ambiente y siendo un magnífico complemento más que ser la principal protagonista, como ya demostraba en Deftones. Sin embargo, este sonido menos duro y más cercano al Shoegaze, casi hace pensar que Chino ha llevado este disco a esos terrenos ya tocados en Team Sleep o en Deftones de forma más disimulada (aunque en su último disco ya se evidenciaba ese toque Shoegaze).

Lo que aportan Jeff, Aaron y Clifford

Pero lo que finalmente acaba determinando como suena un grupo y sobre el que recae la mayor importancia para el éxito o fracaso de un grupo son sus intrumentalistas. El sonido de una banda se fundamenta en como suenen sus guitarras, que ritmo siguen el bajo y la batería o la fuerza que se imprima a las canciones. Obviamente, la clave de como iban a sonar Palms la tenían los ex-miembros de Isis. En sus manos estaba si iban a seguir desplegando el rocoso y duro sonido de Isis o iban a optar por otro camino.

Oyendo este debut, casi parece que han decidido irse por la tangente. No hay nada de esa fuerza, de esa rabia hardcore, de esa pesadez del Post-Metal que tan bien elaboraban en Isis. Parece una ruptura con su banda madre. Al menos en apariencia. Lejos de la fuerza con la que aporreen sus instrumentos, las bases de aquella banda están presentes de una manera más disimulada. Están presentes esos desarrollos, esa exquisita manufactura, esa gran técnica propia de estos músicos y que ya desplegaron con mucha solvencia en su anterior banda.

Un disco muy asociable a sus músicos

No obstante, y aunque parezca que nada de lo que oímos en Palms se pueda asociar ni a Deftones ni a Isis y se aleja mucho de ser esa especie de fusión entre ambas bandas que alguno podría llegar a pensar, sí que tiene mucho de los miembros que componen el grupo. El Metal aquí brilla por su ausencia, pero aun así la esencia de Isis está muy presente, aunque de una manera más pulcra y limpia, casi desnuda al perder ese componente metálico. Y el líder de Deftones consigue aportar estos toques característicos suyos y provoca que creamos que esto ya se lo hemos visto hacer en varias ocasiones, o que lleva mucho tiempo haciendo esto. El trabajo conjunto de estos reputados músicos está perfectamente ejecutado y muy bien mezclado, haciendo que todos se complementen mutuamente y generen un conjunto muy sólido y con mucha brillantez.

Por supuesto, los amantes acérrimos de las dos grandes bandas citadas en el post podrán sentirse más que decepcionados con este debut, calificarlos de blandos, flojos y “duermeovejas”. Sin embargo, la excelente manufactura, el buen desarrollo de las piezas, el gran nivel mostrado por los integrantes del grupo y la delicada brillantez de las canciones nos da un álbum soberbio y espectacular. Está claro que cuando unos músicos tan grandes como la copa de un pino como los que forman Palms no podían fallar al unirse. Yo sinceramente espero que este proyecto tenga continuidad más allá de este álbum debut, porque estos tíos son capaces de brindarnos grandes cosas.

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments